Viajeros prevenidos contra el dengue

Lima.– Con la llegada del feriado largo por Semana Santa, numerosas personas deciden viajar al interior del país, sin tomar en cuenta algunas medidas de prevención importantes para evitar ser víctima de alguna enfermedad transmitida por vectores (insectos), como el dengue.

El dengue es una enfermedad que se transmite por la picadura de zancudo Aedes Aegypti de una persona infectada, a otra sana. Tomando en cuenta que en la costa norte y oriente peruano esta enfermedad es endémica, por lo que es importante estar informado para prevenirla.

El uso de repelentes durante el día (cuya aplicación debe ser cada 3 o 4 horas), mosquitero durante las noches, así como uso de ropa que cubra todo el cuerpo; son sólo algunas medidas preventivas que los viajeros deben tomar en cuenta para no enfermar de dengue.

EL DENGUE EN LIMA
El zancudo que trasmite la enfermedad del dengue se encuentra en los distritos de Lima Norte, gracias a que ha encontrado el hábitat ideal para cumplir su ciclo reproductivo y de desarrollo.

Factores como el hacinamiento en las viviendas, la carencia de agua (lo que lleva a los pobladores almacenarlas), la falta de un cultura en la conservación adecuada del líquido elemento, así como la presencia de objetos inservibles fueron determinantes para que el dengue se quede.

Es por ello que las personas, que presente síntomas como fiebre alta por más de dos días, dolor de cabeza, dolor de huesos, dolor de ojos, deben acudir rápidamente al centro de salud para recibir tratamiento adecuado.

ELIMINAR AL DENGUE DE NUESTRAS VIVIENDAS ESTÁ EN NUESTRAS MANOS

Para evitar el contagio del dengue es importante cortar el ciclo de vida del Aedes Aegypti, para ello la población debe lavar con escobilla detergente y lejía los recipientes donde se almacena el agua. Luego los recipientes deben ser tapados herméticamente con su tapa original o con un plástico y sujetados con un elásticos, de modo que impida el ingreso de zancudo.

Otra acción importante es la eliminación de los objetos inservibles de las viviendas. Botellas, llantas, recipientes sin uso, y todo aquello donde se pueda acumular agua, debe ser desechado. Estas actividades preventivas se deben practicar durante todo el año, solo de esa forma se evitara el riesgo para contraer esta enfermedad.