SUNASS exhorta a denunciar conexiones clandestinas destinadas a derroche de agua

Lima.- La Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass) saluda las iniciativas de Sedapal y la Municipalidad de Barranco que buscan hacer llamado a la población sobre el uso responsable del agua potable en temporada de verano y sobre todo en el mes de febrero, mes de carnavales.

Según informó Sedapal en el mes de febrero se registra mayor desperdicio de agua, en los distritos del Callao e Independencia, porque hay vecinos que tienen tarifa plana y se oponen a la instalación de medidores. La empresa indicó también que el llenado de una piscina representa el 50% de consumo mensual de una familia tipo y que en muchos casos estas se realizan con conexiones clandestinas.

Del mismo modo, la alcaldesa distrital de Barranco, Jessica Vargas, indicó que si bien es comprensible que las altas temperaturas motiven a mucha gente a refrescarse en las piscinas, es necesario que la comuna adopte medidas para evitar el derroche del líquido elemento.
Bajo ese contexto, el regulador del agua potable exhortó a la población a usar responsablemente el agua potable en esta temporada de verano y recordó que de acuerdo al Reglamento de Calidad de Servicios de Saneamiento son infracciones manipular las redes exteriores de agua potable y conectarse clandestinamente a las redes de servicio. Así como rehabilitar servicio cerrado por la empresa.

Las infracciones a este reglamento implican sanciones como: el cierre simple del servicio de agua potable, y en caso de reiteración, el cierre drástico; levantamiento de las conexiones, así como acciones administrativas y denuncia penal por hurto de agua.
Es preciso recordar que desde la semana pasada, el regulador del agua potable, viene difundiendo la campaña “Ahorremos agua, es vida” dirigida al público en general y que apunta a informar y sensibilizar sobre las diferentes formas en las que se derrocha el agua en esta temporada.

La función de la Sunass, el regulador del agua potable, es normar, regular, supervisar y fiscalizar a las empresas de saneamiento a nivel nacional, resolviendo los reclamos en segunda instancia administrativa.