Selva amazónica de Brasil: tras los pasos de Chico Mendes

Lima.– Chico Mendes fue uno de los ideólogos de las actuales unidades de conservación de uso sustentable, que ayudan a garantizar la preservación de los recursos naturales y de la actividad económica de las regiones selváticas. Inconforme con las condiciones de vida de los caucheros y con la sistemática destrucción de la selva y de los árboles de caucho, su lucha llamó la atención en todo el mundo y el activista fue elogiado por organizaciones y gobiernos internacionales, siendo condecorado por la Organización de las Naciones Unidas en 1987 en el Día del Medio Ambiente. Un año después, sería asesinado en el jardín de su casa en la ciudad de Xapurí por opositores a sus ideales.

Xapurí, lugar del caucho amazónico

Ubicada al sudeste del Estado de Acre, fue fundada en marzo de 1904. Su arquitectura está relacionada con el alto crecimento de la extracción del caucho amazónico que ocurrió a finales del siglo XIX. El nombre de la ciudad es una referencia a sus antiguos habitantes, los indios xapurys y el lugar también es considerado como la cuna del movimiento más significativo en la defensa de la Amazonía: la Alianza de los Pueblos del Bosque.

En la ciudad es posible visitar las plantaciones de árboles de caucho para ver la extracción del látex (materia prima del caucho). El más conocido es la plantación de árboles de caucho Cachoeira, asentamiento agroextractivista que Mendes lucho para preservar. Allí podrá cruzar senderos en la Selva Amazónica, a través de ríos y canales. Asimismo, a través de la ruta “Caminos de Chico Mendes”, el turista podrá conocer y experimentar el día a día de una plantación de caucho tradicional de la primera mitad del siglo XX y conocer el modo de vida de los caucheros y extractiva.

De igual manera, se encuentra el Centro de Memorias Chico Mendes, dicho lugar fue la casa donde vivió y fue asesinado el dirigente ambientalista más importante de Brasil. El lugar es una casa sencilla, que luego de su muerte, fue transformada en un centro de la memoria, a través de donaciones de artículos y muebles por familiares y amigos del líder ecologista.

La Rua Comércio es otro de los lugares imprescindibles por visitar. Es la zona más antigua de la ciudad y ha sido recientemente restaurada. En ella se encuentran las grandes casas comerciales del Alto Acre. Durante el apogeo del caucho fue el escenario de la mayor parte de las transacciones comerciales de vienes procedentes de Manaus, Belém, EEUU y Europa. Se pueden ver buques anclados, barcos, y jaulas que anteriormente llegaban a suministrar las plantaciones de caucho en la región.

Rio Branco, tradición y modernidad

Rio Branco tiene su origen en la orilla derecha del río Acre, en 1882. La capital del estado de Acre mantiene en las creencias y costumbres de su gente, el mayor atractivo turístico. El pueblo es muy hospitalario y por ello ir a Río Branco es conocer la encantadora manera de ser de su pueblo y descubrir las maravillosas artesanías, platos típicos y postres caseros, además de las sabrosas frutas locales.

La ciudad ofrece diversas opciones de ocio, con buenos hoteles, restaurantes de comidas típicas de la región, tiendas de artesanía, bares y clubes nocturnos. Uno de los lugares que se debe conocer es el Parque da Maternidade, el cual es la obra que mejor expresa la modernidad urbana junto al valor de la comunidad en la ciudad de Rio Branco. Con una longitud de 6.000 metros cubre parte de la ciudad. Tiene pista para los coches, carriles para bicicletas, veredas para peatones, parque infantil, pista para patinar, restaurantes, cafeterías y muchas otras atracciones; que lo convierten en un lugar de relajación para una buena conversación, así como para la práctica deportiva.

Por otro lado, en cuanto a la venta de artesanías, el Parque Urbano Chico Mendes alberga 100 artesanos los cuales exhiben y venden sus productos, ofreciendo piezas talladas en madera, cerámica, miniaturas de látex y camisetas regionales. Y en cuanto a ventas de alimentos propios del lugar, el sitio ideal es el Mercado Velho; donde antiguos comerciantes, con más de cuarenta años en el lugar, podrán asesorar al turista en cuanto a cuáles productos degustar y comprar.

El proyecto arquitectónico más grande de Acre es el Palacio Rio Branco. En el patio del Palacio se pueden apreciar el Obelisco de los Héroes de la Revolución, construido en la década de 1930 en honor a los combatientes de la revolución de Acre y conocer «Luminosa», una fuente de consagración construida en 1948 en honor al primer Obispo de Acre, Don Julio Matioli.