Inteligencia artificial vs. contacto humano dentro de los Recursos Humanos

Lima.- El mundo actual gira alrededor de la tecnología. Equipos como laptops, smarthphones o relojes inteligentes no solo nos ayudan a desarrollar nuestro trabajo, sino que incluso nos pueden facilitar y organizar nuestro día a día. Están tan presentes en todas nuestras actividades que no sorprende que ahora también participen directamente en diversos campos profesionales.

El área de Recursos Humanos no escapa a esta tendencia. La gestión de datos utilizando tecnología ayuda, por ejemplo, en las áreas de hunting y reclutamiento, optimizando el proceso de selección, y en ocasiones la inteligencia artificial podría intervenir con predicciones de comportamiento en base a pruebas online, utilizando algoritmos. El avance de la inteligencia artificial ha sido inmenso, pero hasta el momento no ha logrado igualar características humanas, principalmente las vinculadas con las habilidades blandas.

“La sensibilidad interpersonal, orientación al cliente, autocontrol, construcción de relaciones… en general, el contacto con las personas es irremplazable y estos aspectos permanecen ajenos a la tecnología y son fundamentales para un buen desarrollo de la labor de los especialistas en recursos humanos”, afirmó Sandra Fritz, Jefa del Área de Evaluaciones de Mandomedio Perú.

El mercado camina en dirección de incorporar temas de innovación y tecnología, por lo que es importante actualizarse constantemente. Pero, el desarrollo de los Recursos Humanos, tal como dice su nombre, es ejecutado por personas. Si bien la Inteligencia Artificial puede ayudar a ser más eficientes con los recursos, la tecnología no reemplazará el contacto humano, tan necesario en esta especialidad.

El aporte de la tecnología es innegable y ha ayudado al desarrollo de diferentes campos laborales. Sin embargo, es necesario tener claro que no todos los escenarios van a poder funcionar sin la participación humana. “La inteligencia artificial es hoy parte importante para los especialistas de Recursos Humanos, pero no debe olvidarse que, al final, somos personas relacionándonos con personas”, considera Fritz.