Estudio de Gestión Global de Riesgo 2019 de Aon identifica desafíos que enfrentan las organizaciones

Lima.- Las preocupaciones comerciales económicas y globales están cuestionando la capacidad de las organizaciones para invertir adecuadamente en la preparación y protección de la continuidad de sus operaciones, según los resultados del estudio de gestión en riesgo Global de Aon realizado este 2019. Aon’s 2019 Global Risk Management Survey.

«La mayor velocidad y el acelerado cambio en los factores que afectan a los mercados, han generado que la preparación de la mayoría de las empresas para enfrentar riesgos haya disminuido a su nivel más bajo en 12 años” dijo Michel Macará-Chvili, CEO de Aon Perú. “Por ello, los planes de gestión de riesgo deben tomar un enfoque diferente al que tuvieron en el pasado.» Sostuvo durante la presentación de la Encuesta Global de Riesgos 2019, realizada hoy por AON Perú en un céntrico hotel de San Isidro.

AON plc., la empresa global de servicios profesionales ofrece una amplia gama de soluciones de riesgos, de jubilación y de salud, encuesta a miles de gerentes de riesgo a través de 60 países y 33 sectores, cada dos años, para identificar los riesgos clave y los retos a los que las organizaciones se enfrentan.

En la Encuesta de Gestión de Riesgo Global de 2019, los encuestados clasificaron la desaceleración económica como su riesgo No. 1. El daño a la reputación / marca fue citado como la preocupación No. 2, lo que refleja el potencial de consecuencias significativas cuando ocurren contratiempos corporativos en medio de un ciclo de noticias 24/7 en las plataformas sociales mediáticas (en Latinoamérica el daño a la reputación/marca ocupa el 4° lugar). Las aceleradas tasas de cambio en los factores de mercado que se derivan de un aumento en las políticas de comercio internacional proteccionistas, que incluyen el aumento de la actividad reguladora y la tensión geopolítica, saltaron de 38 en la encuesta anterior para completar las tres principales preocupaciones en la lista de 2019

Aon obtuvo las respuestas a su encuesta global de gestión del riesgo de 2019 en el otoño del 2018, durante un momento de enorme incertidumbre alrededor del mundo, alimentado por las caídas del mercado de valores, las disputas políticas comerciales, agresivas acciones reglamentarias, “recall”de productos, un ciclo activo de desastres naturales devastadores, ataques cibernéticos de gran alcance y escándalos económicos y de corrupción. Estos riesgos macroeconómicos más amplios, combinados con la velocidad del cambio tecnológico, están contribuyendo a un creciente protagonismo de las nuevas amenazas que pueden perturbar las cadenas de suministro y operaciones de las empresas en general. Como resultado, un tercio del “top 15” de los riesgos de son nuevos participantes en la lista, incluyendo el acelerado ritmo de cambio en diversos factores de mercado y las tecnologías disruptivas.

Los administradores de riesgos reportan su nivel más bajo de preparación para el riesgo en 12 años, ya que muchos de los riesgos principales, como la desaceleración económica y el aumento de la competencia, no se pueden asegurar. Como resultado, los administradores de riesgos deben adoptar la gestión de riesgos en lugar de la transferencia de riesgos para mitigar estas amenazas y proteger a sus organizaciones de la posible volatilidad.

“Los cambios en los resultados de la encuesta de este año indican que la función de gestión de riesgos debe evolucionar para alcanzar el nivel empresarial», agregó Moloney. «Esto, combinado con el uso de datos y análisis predictivos que pueden generar información procesable, ayudará a las empresas a proteger sus resultados finales mientras se adaptan a cambios acelerados y fluctuaciones económicas».

Hallazgos clave adicionales:

La fuerza laboral que envejece aumenta de una ubicación de 37 en 2017 a 20 en 2019. Se prevé que pasará a 13 en 2022. En general, el envejecimiento de la población junto con la escasez de mano de obra no solo cambia la trayectoria social y económica de un país, sino que también crea volatilidad dentro de las organizaciones.

El cambio climático pasó de una ubicación de 45 en 2017 a 31 en 2019, ya que la frecuencia y la gravedad de las catástrofes naturales contribuyen a aumentar las preocupaciones sobre el impacto en la economía mundial.

Los ataques cibernéticos / violaciones de datos se ubican como el riesgo número 6 y se espera que lleguen al tercer riesgo general más alto en 2022. Los ciberespacios continúan ocupando el lugar número uno entre los que responden desde América del Norte. Por primera vez, se prevé que el riesgo cibernético se encuentre en la lista de los 10 principales de América Latina. También se prevé que aumente en Europa de una ubicación de ocho a cuatro, y en Oriente Medio y África pasen de ocho a dos.

Las tecnologías disruptivas son una preocupación creciente para los encuestados, pasando de una ubicación de 20 en 2017 a 14 en 2019 a nivel mundial. Esta tendencia se cita como un riesgo entre los 10 principales para el 50 por ciento de todos los sectores de la industria.