Empresarios contra la corrupción: Centrum PUCP reunió a líderes empresariales peruanos para proponer soluciones

Lima.- A solo 48 horas de haber asumido el cargo de nuevo rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú, el Doctor Carlos Garatea aseguró que uno de los objetivos principales de su gestión será trabajar para lograr un mundo cada vez más comprometido con una conducta ética. Agregó que la universidad, de la que CENTRUM PUCP es parte, tiene “un firme compromiso con la ética, con la justicia, con hacer un mundo más equitativo y, por qué no, un país mejor”.

El Vice Gran Canciller de la PUCP y presidente de la Conferencia Episcopal del Perú, Monseñor Miguel Cabrejos, destacó la importancia de generar espacios de encuentro, debate, reflexión y mutua cooperación. “Se trata de caminar juntos, desde la vida académica, con la comunidad para ser líderes y transformar nuestra realidad, poniendo énfasis en las personas con responsabilidad de liderazgo, poniendo especial atención a los más necesitados para generar riqueza de forma eficiente, sostenible y justa” reflexionó el obispo, tras resaltar el esfuerzo de CENTRUM PUCP en la organización del evento.

Uno de los principales expositores, Rolando Medeiros, destacado empresario chileno y presidente mundial de la Unión Cristiana Internacional de Ejecutivos de Negocios (UNIAPAC), resaltó en su exposición la misión de esta asociación, que es la promoción de principios y valores en la gestión empresarial. “Tenemos la profunda convicción de que la actividad empresarial cumple una vocación noble. Para lograr la transformación necesitamos trabajar en tres pilares fundamentales”, explicó que estos son: La transformación del propio líder empresarial, la construcción de una cultura organizacional de la empresa más humana y que la empresa sirva al bien común.

Precisó que para cumplir con estos propósitos el empresario debe “superar el paradigma de la utilidad de corto plazo a toda costa y, al revés, transformar su labor empresarial en el servicio a todos los stakeholders de modo que la utilidad no sea un fin en sí mismo sino la consecuencia de haber satisfecho necesidades humanas mucho más profundas”.

Los destacados líderes empresariales que participaron del congreso, compartieron, desde sus propias experiencias, el propósito que los mueve a trabajar en pos de contribuir con el desarrollo y el bien común en el Perú.

Óscar Espinosa, presidente ejecutivo de Ferreycorp, reconoció que en la actualidad hay una gran desconfianza en general hacia todo el sector empresarial, cuenta que hace ya 40 años se implementó en la empresa una política de “cero soborno” y las primeras reacciones en el cuerpo de ventas fueron de protesta, pues se les estaba quitando una de sus principales herramientas de ventas.

Pese a ello se logró con éxito erradicar esta mala práctica y en el largo plazo, esto repercutió positivamente en su rentabilidad. Hoy lidera el grupo de “Empresarios por la Integridad”, que desde fines del año pasado ha lanzado la certificación “Cero Soborno”.

Hoy, muchas empresas ya cuentan con este sello y proyectan que a fin de año logren certificar a un total de 50 empresas.

Carlos Augusto Claux, director de Responsabilidad Social de la Compañía de Minas Buenaventura, compartió con los asistentes las dificultades que enfrenta el sector empresarial minero en el país. “La cosmovisión de los andes es otra visión de la realidad y no es fácil de entender”, sin embargo, Claux contó cómo a pesar de las dificultades, el sector minero puede -y debe- concentrarse en el impacto positivo que debe tener en la comunidad.

“Estamos impulsando un proyecto turístico en Arequipa. Cerca al Colca, El Valle de los volcanes. Tenemos 3 años impulsando este proyecto, y 100 turistas al año. Nuestro objetivo es que en 10 años más en esa zona haya turismo suficiente para que la zona pueda ser próspera cuando ya no haya actividad minera”, explicó.

Otro de los líderes empresariales que se presentó el miércoles en CENTRUM PUCP fue Augusto Baertl, quien hace 28 meses asumió el enorme reto de presidir el directorio de una empresa que estaba pasando por la más grave crisis financiera, legal y reputacional en los 86 años que tiene de operación.

Baertl contó algunas de las principales medidas que se vienen tomando en Graña y Montero para revertir esta crisis: “Implementamos procesos en la búsqueda de la verdad respecto de las imputaciones hechas de una supuesta participación en actividades ilícitas, todo ello acompañado de un plan de comunicación con nuestros stakeholders y con todo el país para darles a conocer la situación de la compañía. Luego de ser auditados por clientes a nivel internacional, ya se nos han adjudicado importantes contratos que garantizan nuestra continuidad en los próximos años”.

Por su parte, Jorge Yzusqui, Gerente General de Colegios Peruanos -Innova Schools-, compartió importante información sobre el estado actual de la educación en el país.

“Todos los años en el Perú 300 mil jóvenes terminan el colegio y hay estudios muy serios que han determinado que un año después de que se gradúan, el 50% trabaja, estudia o ambos. Pero el otro 50% ni estudia, ni trabaja. Son los llamados NiNis. Y en el país tenemos 2 millones de ellos. Algo tenemos que hacer”

Yzusqui explicó que el Perú nunca va a ser un país desarrollado si no mejoramos la educación, que la paz social no es alcanzable si no se puede reducir la brecha que existe entre quienes tienen acceso a educación de calidad y los que no.

En las palabras de cierre del evento, María Isabel León, presidente de CONFIEP, reflexionó sobre cuál es la forma en la que debe liderar un alto ejecutivo en este mundo que está en constante transformación. Ella señaló que “Ahora es necesario dar, con el ejemplo, los mensajes que queremos transmitir. Liderar desde el ejemplo, con una conducta intachable. Lo importante es cambiar la calidad de ciudadanos que somos, respetando los principios legales y respetando a los demás”.

A este congreso, organizado por CENTRUM PUCP en alianza con UNDEC Perú, asistieron de manera gratuita más de 900 personas; cumpliendo el propósito de la escuela de negocios de ser un participante activo en la formación ética y en valores de los futuros líderes empresariales del país.