El cigarrillo electrónico aumenta la adicción a la nicotina

Lima.- El cigarrillo electrónico (Sistema electrónico inhalador que simula el consumo de tabaco, llamado también vapeador o eCigar) no es solo nocivo para el que lo usa, sino también para las personas que están alrededor, porque estarían expuestos a niveles importantes de diferentes tóxinas, indicó el Dr. Mauricio León Rivera, director médico del Centro Detector del Cáncer y cirujano oncólogo de la Clínica Ricardo Palma.

Coloquialmente se habla que los cigarrillos electrónicos generan vapor, pero lo que en realidad producen es un aerosol, del cual el usuario inhala la mayor parte. Sin embargo, el aerosol también se difunde alrededor, ya sea por pequeñas fugas al final de cada inhalación o por la propia exhalación voluntaria del usuario. “En ambos casos, el aerosol contiene sustancias tóxicas residuales que pueden afectar a otras personas, por lo que existe una preocupación por esta exposición”, agregó.

Existen diversos estudios sobre los cigarrillos electrónicos que alertan de que son dañinos, incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no utilizar este producto hasta que no haya evidencia suficiente que demuestre que son inocuos y eficaces para superar la adicción al tabaco, por lo que en países como Argentina, Brasil, Singapur, Panamá, Grecia o Australia está prohibida su comercialización.

En ese sentido, el especialista indicó que si utilizas este sistema de vaporización debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Tienen componentes tóxicos: Además de la nicotina, que es tóxica y adictiva, los cigarrillos electrónicos contienen sustancias como el propilenglicol, la glicerina y otros aditivos que producen irritación de la garganta, las vías respiratorias o el enrojecimiento de los ojos pudiendo producir diferentes problemas médicos.

  • Contienen sustancias cancerígenas: Un estudio de la Agencia de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos alerta sobre la presencia de nitrosaminas y diferentes metales en la composición de los cartuchos de los cigarros electrónicos. Otras investigaciones han encontrado también formaldehido, acetaldehído y acroleína, sustancias consideradas cancerígenas, se necesitan más estudios para evaluar si se relacionan con algunos tipos de cáncer.

  • Crean adicción: La cantidad de nicotina en los cigarrillos electrónicos varía según la composición de los cartuchos, pero se trata de una sustancia que crea dependencia en quienes la consumen. Por ello, los detractores de estos dispositivos aseguran que pueden crear adicción, en lugar de hacerla desaparecer.

  • Incitan al consumo: La popularización de estos productos y su presentación como un artículo inocuo pueden animar a adolescentes y no fumadores a iniciarse en este hábito.