“Diagnóstico y tratamiento, pero sobre todo prevención”: Servicio de Infectología del Hospital Santa Rosa apunta a la eliminación de las ETS y el VIH

Lima.- A lo largo de los años, el hospital Santa Rosa ha venido perfeccionado su calidad en la atención a través de todos sus servicios. En esta oportunidad y con motivo de celebrarse el Día Mundial del SIDA, este próximo 01 de diciembre, es importante resaltar las actividades que nuestro Servicio de Infectología ha venido realizando durante el año, el cual garantiza una atención diferenciada, privilegiando el trato humanizado hacia sus aproximadamente 350 pacientes que reciben cada mes.

Contamos con 3 áreas especializadas que, en primer lugar, previenen y controlan el VIH, además de ETS o enfermedades de transmisión sexual, como la hepatitis B, C y sífilis. Y las áreas de hospitalización, con personal especializado y comprometido con estos pacientes que ante todo necesitan un trato cálido como su mejor medicina.

Así mismo en este importante servicio de Infectologia se maneja de manera efectiva el dengue, la malaria y la fiebre de malta,   cuando se presenta, ya que Lima no es una ciudad propensa a enfermedades tropicales, pero nosotros somos un hospital referencial.

Cabe resaltar que el Servicio de Infectología proporciona a los pacientes los medicamentos que requieren para su tratamiento sin tener que acercarse a las Farmacias del Hospital, además nuestro equipo multidisciplinario permanentemente trabaja la prevención de la enfermedad con nuestros pacientes.

La dra. Clariza Biminchumo Sagastegui, jefa del Departamento de Medicina de nuestra institución, manifiesta al respecto: “Debemos entender que el VIH y las ETS requieren un cambio en el estilo de vida y el soporte emocional siempre juega un papel importante. Lamentablemente esta clase de enfermedades genera discriminación. Lo que nosotros buscamos es integrarlos y que entiendan que vivir con una enfermedad no los hace menos que nadie”, expresó la dra. Biminchumo.

Tenemos bien en claro que es difícil afrontar un diagnóstico, pero como lo afirma nuestra médico infectóloga, ahí no se termina la vida, y nuestro servicio busca que la población comprenda que el VIH o una ETS no es una sentencia de muerte; es una oportunidad para tomar conciencia y reconocer la importancia de un estilo de vida sano y responsable. Nuestros pacientes aprenden que pueden seguir adelante con sus vidas llevando un control adecuado de su enfermedad. Nosotros vamos más allá del diagnóstico y el tratamiento, apuntamos a repensar nuestras conductas y contribuir en la creación de una cultura responsable de la sexualidad.