Cáncer de origen desconocido: Una enfermedad que se manifiesta generalmente avanzada

Lima.- Los “cánceres de origen desconocido” son aquellos en que no se logra identificar el origen del tumor primario, afirmó el Dr. Mauricio León Rivera, director médico del Centro Detector del Cáncer y cirujano oncólogo de la Clínica Ricardo Palma.

“En la gran mayoría de los casos, el diagnóstico se realiza sobre el tumor primario, el tejido donde se origina el proceso de la enfermedad, y generalmente la propagación del tumor hacia otros órganos, proceso llamado “Metástasis” es posterior, agregó.

Según el especialista, las personas con “cáncer de origen desconocido”, tienen una tasa de supervivencia muy baja, debido a la complejidad en su manejo, por lo tanto es un reto a nivel clínico, debido a que el diagnóstico se encuentra generalmente en estadíos avanzados donde los tratamientos muchas veces fallan.

La situación se complica cuando existe la incógnita sobre el lugar dónde se ha formado o de donde viene este cáncer. “Les afecta mucho la incertidumbre, es una carga emocional muy pesada para el paciente y su médico, porque, a partir de ese momento, se ponen en marcha una serie de mecanismos para averiguar dónde está el cáncer original y muchas veces esto no posible”, apuntó el experto.

Hacía una solución
Además de avanzar en conocer la biología del tumor maligno, el objetivo de la investigación se basa en la genética que desarrolla técnicas para estudiar la información de la célula maligna y así ayudar a precisar el sitio/órgano del que procede.

Frente a esta situación, en Europa se han puesto en marcha ensayos clínicos que tienen como protagonistas exclusivos a los pacientes que sufren este tipo de cáncer, donde se realiza la secuenciación completa del genoma del tumor, que podría dar opción a un tratamiento experimental con alguna quimioterapia – inmunoterapia con demostrada eficacia para una mutación concreta asociada a un tipo de cáncer concreto.

El Dr. León resaltó que a través de la investigación clínica esperamos confirmar que el paciente tenga mejores resultados aplicando tratamientos dirigidos teniendo en cuenta la información genética del tumor.