En un mundo que se inclina cada vez más hacia la movilidad sostenible, China ha emergido sorprendentemente como el líder mundial en la exportación de vehículos, con un enfoque especial en el creciente mercado de los vehículos eléctricos (VE). En solo cuatro años, el gigante asiático ha superado a sus competidores, marcando un hito impresionante con 2.14 millones de unidades exportadas en la primera mitad de 2023, un aumento del 76% en comparación con el año anterior. Este hito se atribuye al exceso de capacidad de producción de VE, un área en la que China está decididamente poniendo el acelerador a fondo.

Mientras, en el camino hacia el mercado estadounidense, China viene enfrentando obstáculos como aranceles elevados, diferencias en las normas de seguridad, y retos logísticos y comerciales. «Pese a que Estados Unidos tiene un buen historial de aceptación de autos extranjeros, los fabricantes foráneos enfrentan un arancel del 2.5% en EE. UU., con una desventaja más significativa para camionetas y vehículos fabricados en China. Este último grupo se ve afectado por un arancel del 27.5% impuesto desde 2018, mucho más alto que en Europa», explica Willard Manrique, CEO del Grupo Crosland y especialista en Dirección Comercial por el PAD.

Aun así, el panorama en Latinoamérica es notablemente diferente. Con Colombia a la cabeza, la región muestra un entusiasmo creciente por los VE, gracias a políticas públicas favorables. La venta de estos vehículos ha visto un aumento exponencial, reflejando un cambio positivo hacia la sostenibilidad. «Países como México, Costa Rica y Chile son otros claros ejemplos del incremento en la comercialización de autos eléctricos debido a la implementación de políticas públicas», señala Manrique, destacando aún los desafíos de precios altos, la falta de incentivos fiscales y la infraestructura de carga inadecuada.

Perú en ruta hacia la sostenibilidad

En Perú, el interés por los automóviles más ecológicos está en ascenso, con un notable aumento del 69.5% en las ventas de vehículos híbridos y eléctricos en comparación con el año pasado. Aunque los híbridos dominan este segmento de mercado, la participación de los VE puros está creciendo, señalando un futuro prometedor para la movilidad eléctrica en el país. Sin embargo, representando menos del 3% de las ventas totales de vehículos nuevos, queda claro que aún hay camino por recorrer.

“La implementación de nuevas regulaciones para infraestructuras de carga por parte del gobierno es un paso hacia adelante, apuntando hacia una era de transporte más limpia y eficiente. Los Sistemas de Alimentación de Vehículos Eléctricos deben cumplir con requisitos técnicos y obtener un certificado de conformidad», afirma Manrique, resaltando la importancia de las medidas para facilitar una transición hacia un transporte más sostenible.