Las mujeres cumplen un rol fundamental para el desarrollo de la economía. En el Perú, existen 2,1 millones de medianas y pequeñas empresas lideradas por mujeres, las cuales generan alrededor de nueve millones de puestos de trabajo, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Lima.

Cuando se emprende, hay una serie de retos que se presentan; sin embargo, las mujeres afrontan retos adicionales como consecuencia de los roles asignados, estereotipos de género, la diferencia de independencia económica, entre otros factores, en el Perú y el mundo. En ese contexto y en el marco del mes de la mujer, Scotiabank Perú reflexiona sobre algunos de estos desafíos y la manera de cómo solucionarlos.

• Acceso a fuentes adecuadas de financiamiento. Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las mujeres que inician un negocio suelen enfrentar más barreras que los hombres para crecer y expandirse. Específicamente en temas de financiamiento, de cada 100 emprendedores, solo 1 mujer accede a capital a diferencia de 7 hombre que lo logran.

Y si bien es difícil encontrar fuentes adecuadas de financiamiento, cada vez más son los esfuerzos por diseñar una oferta enfocada en ellas. Por ejemplo, el programa ‘Iniciativa Mujeres Scotiabank’ empodera las mujeres emprendedoras y las acompaña en el desarrollo de sus negocios a través del acceso a soluciones financieras como el tipo de cambio preferente, educación especializada y una asesoría personalizada.

• Fortalecimiento de sus redes de apoyo. Es común que las mujeres emprendedoras recurran a sus familiares o amistades cercanas para iniciar sus negocios; sin embargo, en muchos casos es una red pequeña. Una buena opción para iniciar o ampliar nuestra red es a través de LinkedIn. Según la plataforma HubSpot, el 79% de especialistas en marketing ven a esta red como una buena fuente de clientes potenciales, mientras que un 43% de ellos asegura haber conseguido por lo menos un cliente dentro de la plataforma.

Complementariamente, es recomendable desarrollar una red de contactos y soporte, conversar con actores del ecosistema que puedan ofrecer recomendaciones de alto valor. Esto pueden lograrlo asistiendo a eventos, cursos o capacitaciones que les ampliará y mejorará su propia red de contactos.

• Accesibilidad a una mayor educación financiera. Para llevar sus negocios al siguiente nivel es importante desarrollar habilidades blandas, así como educarse financieramente. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en América Latina, solo alrededor del 21% de personas adultas comprenden conceptos financieros básicos. Este desconocimiento se acentúa más en mujeres, debido a las barreras de género que existen en el mundo.

Es necesario generar oportunidades para que más mujeres emprendedoras mejoren su salud financiera y conocimientos técnicos respecto al funcionamiento del mercado de créditos, de esta manera pueden tomar decisiones informadas y certeras para sus empresas.

En el Día Internacional de la Mujer, Scotiabank reafirma su compromiso como un aliado de las mujeres, a través de la concientización y la eliminación de estereotipos que impiden sus avances socioeconómicos. Además del programa “Iniciativa de Mujeres Scotiabank” que ofrece productos y servicios a la medida, y capacita a empresarias y emprendedoras, también cuenta con el programa interno Empowering Women, el cual diseña espacios de encuentro para consensuar y potenciar las acciones internas relacionadas a diversidad, equidad e inclusión.