La digitalización ha avanzado a un ritmo vertiginoso hasta el punto de englobar todos los aspectos de la vida, desde el comercio y la banca hasta la educación y la atención médica. Esto ha llevado a un aumento en la demanda de capacidad de procesamiento de datos y almacenamiento en Latinoamérica.

De acuerdo con un informe de EMR, la proyección para 2023 era que el mercado de almacenamiento de datos en la región alcanzaría un valor de unos $7,32 mil millones y se estima que el mercado crecerá a una tasa anual compuesta del 12.8 % entre 2024 y 2032, año en el cual alcanzaría los $21 630 mil millones.

Este crecimiento presenta desafíos para la infraestructura del centro de datos, especialmente a la hora de satisfacer las necesidades de los usuarios en tecnologías como el Internet de las Cosas, la transmisión de video en directo (streaming) o la inteligencia artificial. Estas tecnologías implican la adopción de computación de alto rendimiento (HPC) y una infraestructura más eficiente para alimentar y enfriar la enorme cantidad de datos y calor generados.

Ante esta situación, surge una pregunta: ¿cómo pueden los centros de datos hacer frente a la ola de demanda generada por la inteligencia artificial y otras tecnologías emergentes, las cuales aumentarán las densidades de computación y su impacto térmico? La respuesta a esta pregunta es adoptar en el centro de datos el enfriamiento líquido además del enfriamiento tradicional por aire.

En Vertiv, hemos identificado múltiples beneficios del enfriamiento líquido, entre ellos:

• La sostenibilidad: El enfriamiento líquido reduce el calor en el rack y el chip de forma más efectiva, mejora la eficiencia (PUE) e incluso permitiría reducir el calor generado.

• Mayores ahorros energéticos: el enfriamiento líquido dirigido a la fuente es más rentable que enfriar el rack y el espacio únicamente con sistemas de enfriamiento por aire tradicionales.

• Un menor costo total de propiedad: puede mejorar el costo total de propiedad gracias a un sistema de enfriamiento y rechazo del calor altamente eficiente, a pesar de la mayor densidad.

• Utilización del espacio: las puertas enfriadas por líquido instaladas en la parte trasera de los racks de alta densidad en los centros de datos existentes permiten enfriar el equipo sin necesidad de costosas ampliaciones ni construcciones nuevas. Las aplicaciones de enfriamiento directo al chip en las construcciones nuevas permiten optimizar el uso del espacio.