Según la OPS, se estima que a nivel mundial hubo 20 millones de nuevos casos y 10 millones de muertes por cáncer. La carga por esta enfermedad aumentará aproximadamente en un 60% durante las próximas dos décadas, lo que afectará aún más los sistemas de salud, a las personas y a las comunidades. Se pronostica que para el 2040 la carga mundial de cáncer aumente a 30 millones y el mayor crecimiento será en países de ingresos bajos y medianos.3-1

En la región de las Américas, el cáncer es la segunda causa de morbilidad y mortalidad, después de las enfermedades cardiovasculares, y es una base importante de las desigualdades en salud. Se considera que, en el año 2020, 4 millones de personas fueron diagnosticadas con cáncer y 1,4 millones fallecieron a causa de este mal.3-2 De esas se calcula que en el Perú hay cerca de 69,869 nuevos casos de cáncer y 34,976 defunciones, según la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC).4

Según los resultados del sistema de vigilancia epidemiológica realizada en 50 hospitales del Minsa, en el periodo 2017 – 2021, la localización más importante del cáncer fue el cuello uterino y mama en mujeres, seguido por estómago y cáncer colorrectal. En hombres, lo sitios más frecuentes de localización fueron estómago, próstata y leucemia.4

La carga del cáncer se puede reducir mediante la implementación de estrategias basadas en la evidencia para su prevención, tamizaje, detección temprana, tratamiento y también mejorar el acceso a los cuidados paliativos. Un diagnóstico temprano eficaz más precoz, posibilita la aplicación de tratamientos que suelen ser más eficaces, menos complejos y menos costosos.5

Innovación en el tratamiento del cáncer
La palabra cáncer es un término muy amplio que abarca más de 200 tipos, cada uno posee características particulares que en algunos casos son completamentamente diferentes al resto, pudiendo considerarse enfermedades independientes, con sus causas, su evolución y su tratamiento específico.6

Para una detección temprana existen pruebas de laboratorio, pruebas de imágenes o biopsia, que suele ser la única forma de confirmar si tiene cáncer,7 y ahora la Inteligencia Artificial (IA) que ha venido a revolucionar en el campo de la medicina y la detección precoz, utilizando análisis de imágenes médicas, mamografías, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y otras en busca de signos de cáncer.8

Uno de los avances más importantes en el tratamiento del cáncer ha sido la aplicación de terapias en forma personalizada, es decir, en función de las características de genómicas y moleculares del tumor de cada paciente. A esto se le denomina medicina de precisión, que permite que un porcentaje de pacientes con diferentes tumores puedan recibir tratamientos dirigidos (personalizados) los cuales tienen una mayor especificación y por tanto mayor eficacia y menor toxicidad comparado con tratamientos convencionales. 9

Otro tipo de tratamiento es la inmunoterapia, donde se utiliza sustancias producidas por el cuerpo o en un laboratorio para mejorar el sistema inmunitario y ayudar al cuerpo a encontrar y destruir las células cancerosas. Se puede usar sola o en combinación con quimioterapia u otros tratamientos contra el cáncer.10

“En Pfizer hemos trabajado en los últimos 10 años en buscar nuevos enfoques para hacer que nuestra investigación científica se traduzca en medicamentos efectivos para las personas que viven con cáncer. Sabemos que el cáncer es una enfermedad que genera grandes impactos sociales, familiares y personales y en nuestro compromiso con mejorar la vida de los pacientes, seguiremos trabajando en buscar más soluciones innovadoras”, destacó Christopher Ariyan, líder del Clúster Andino de Pfizer.

Disminuyamos la brecha de acceso
Alrededor del 70% de las muertes por cáncer se produce en países en desarrollo, los peor equipados para hacer frente a la carga del cáncer. Esta enfermedad no sólo es un problema de salud, en el fondo también es una cuestión económica, de derechos humanos y de justicia social. La identidad de la persona, su nivel de formación, su nivel de ingresos o en que parte del mundo viva, incluso en que parte de su país, determinan si el cáncer se diagnostica, se trata y se atiende de manera adecuada y rentable. La igualdad supone que todos tengan derecho a acceder servicios esenciales de calidad contra el cáncer en igualdad de condiciones y en función de sus necesidades, no de su capacidad de pagar. 11

En Perú, Pfizer continuamente desarrolla propuestas de acceso basadas en evidencia del mundo real, que generen un impacto positivo en las instituciones sanitarias, los pacientes de cáncer u otras enfermedades y los gobiernos en sí.

“Nuestro proceso de requiere de la colaboración de nuestros centros de innovación con instituciones académicas e investigadores para enfrentar una de las enfermedades más complejas, como es el cáncer. Buscamos también, acompañar este proceso con estrategias que apoyen a los especialistas en su práctica médica, a los pacientes en el conocimiento de sus enfermedades y apoyar a los sistemas de salud en ser más sostenibles”, acotó Ronald Vargas, Director Médico del Clúster Andino de Pfizer.