Los humedales siempre han sido una parte esencial de la salud planetaria, sin embargo, poco conocemos de estos y qué representan realmente para la fauna y flora. Pero, ¿qué es un humedal? Estos ecosistemas van desde los pantanos, hasta los aguajales y algunas lagunas.

Actualmente, debido a la presencia humana en zonas de humedales, estos ecosistemas se están viendo severamente afectados. Desde invasiones, contaminación, cambios en el hábitat e incluso introducción de especies invasoras que no pertenecen al lugar. La diversidad biológica de estos sitios se está viendo afectada negativamente a causa de estas acciones.

Por esas razones, y celebrando el Día Mundial de los Humedales el 2 de febrero, de la mano con ARBIO Perú, conocerás 4 motivos por los que es vital proteger los humedales: 

– Son un gran refugio para la biodiversidad de fauna y flora: muchas aves llegan a estos ecosistemas como parte de sus rutas migratorias, y gracias a su existencia, pueden continuar con su camino, muchas veces, de continente en continente.

– Se obtienen productos que sirven como materia prima: para construcción, recursos alimenticios, medicinales y ornamentales, todos éstos, resultado de los procesos químicos y biológicos de los humedales.

– Los humedales nos brindan agua: funcionan como almacenes de agua, que la retienen para el consumo directo de esta, para su uso en producción, y, en algunos casos, como recarga de acuíferos subterráneos.

– Modulan las condiciones climáticas: controlan crecidas, actúan como barrera ante inundaciones, son un refugio ante sequías y son capaces de almacenar toneladas de carbono.

Los humedales Amazónicos

En la Amazonía peruana también se cuenta con extensas áreas de humedales. Estas son reconocidas por ser grandes áreas de palmeras, por lo que popularmente se les conoce como “aguajales”. La palmera  de aguaje  (Mauritia flexuosa) recibe su nombre por su fruto, famoso no solo en la selva peruana sino en toda la Amazonia.

Se ha calculado también que los aguajales almacenan grandes cantidades de carbono, con alrededor de 600 toneladas de CO2 almacenados por cada hectárea. Conscientes de la importancia de estos ecosistemas y siendo la materia prima de los jugos BIO Amayu, el grupo AJE fomenta el cuidado de estos bosques mediante la compra de los frutos de aguaje a las comunidades nativas de la reserva nacional Pacaya Samiria.

Esto con la condición de que, todos los frutos comprados, provienen de palmeras no taladas, por lo que los humedales se conservan y, al mismo tiempo, se obtiene un producto. Este ejemplo nos enseña cómo aprovechar al máximo la productividad de nuestros espacios naturales sin destruirlos ni ponerlos en riesgo.