Con la llegada del verano es esencial recordar la importancia de cuidar nuestra piel ante la exposición al sol. La radiación ultravioleta puede tener efectos perjudiciales, por lo que tomar medidas preventivas es necesario para mantener una piel saludable 

En el Perú, se calculan unos 10 mil casos de cáncer a la piel al año, esto de acuerdo con estadísticas de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) de la Globocan. Asimismo, se reporta al menos 1300 nuevos casos de melanoma (lunar maligno) y el fallecimiento de 300 peruanos por esta enfermedad”, explica la Dra. Ana Gabriela Ramos, Directora Médica de Pacífico Salud.

Es en ese sentido, la especialista nos comparte 5 maneras cuidar tu piel de los rayos del sol:

  1. Protector solar de aplicación dérmica, tu mejor aliado: valora el poder del protector solar. Aplica una generosa cantidad de protector solar antes de exponerte a los rayos del sol, con un factor de protección solar (FPS) adecuado Asegúrate de cubrir todas las áreas expuestas, incluyendo el rostro, el cuello, las orejas, los brazos y las piernas. Reaplica cada dos horas, especialmente si estás en el agua o sudando.
  2. Hidratación desde adentro: Mantén tu piel hidratada bebiendo suficiente agua durante el día. La hidratación interna es esencial para combatir los efectos secundarios deshidratantes del sol. Opta por bebidas refrescantes y alimentos con alto contenido de agua, como sandía, pepino y fresas.
  3. Viste con protección: Utiliza ropa con tejidos que ofrezcan protección UV, como la lycra y el algodón. Los sombreros de ala ancha y los lentes de sol con protección UV también son accesorios necesarios para proteger tu rostro y ojos del sol.
  4. Evita exponerte en las horas pico: Reduce la exposición directa al sol durante las horas pico, generalmente entre las 9 a.m. y las 4 p.m. Durante este período, la radiación solar es más intensa y puede causar mayor daño a la piel. Si es posible, busca sombra y descansa en lugares frescos durante estas horas.
  5. Cuida tu piel después del sol: Después de un día al aire libre, es crucial brindar a tu piel el cuidado que necesita. Utiliza productos lubricantes después del sol que contengan aloe vera o camomila para aliviar la piel irritada. Además, hidrata tu piel con una loción rica en nutrientes para ayudar su recuperación.

En este verano, prioriza la salud de tu piel adoptando estos hábitos simples pero efectivos. Recuerda que el cuidado adecuado de la piel es esencial para prevenir el envejecimiento prematuro y reducir el riesgo de daños relacionados con la exposición solar.