Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el 2022, más de 30 mil niños recibieron un diagnóstico de cáncer, y la mayoría de ellos residen en países de ingresos bajos y medianos donde el acceso a tratamiento asequible y una educación básica en casa es limitada, como es el caso del Perú.

Frente a esta situación, este año, los estudiantes de la carrera de Educación de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM), dentro del curso de Práctica Educativa IV – Experiencias Educativas Alternas, iniciaron una experiencia práctica educativa que ayuda a la enseñanza-aprendizaje de los niños que reciben atención oncológica brindándoles la oportunidad de mantenerse al corriente con la escuela durante sus sesiones médicas.

Alternativas prácticas de apoyo

Para Cecilia Burga, profesora de la carrera de Educación de la UARM, quien lidera esta iniciativa para fortalecer la educación en niños oncológicos, señala que existen algunas alternativas prácticas que los padres de familias deben conocer para acompañar a sus hijos e hijas en esta situación difícil:

  • Redes de apoyo comunitario: Es de gran ayuda establecer conexiones con organizaciones locales que brinden apoyo a familias con pacientes oncológicos y así poder compartir recursos y experiencias.
  • Recursos educativos y recreativos en línea: Hoy se puede acceder, con facilidad, a plataformas educativas en línea que proporcionen contenido educativo y recreativo. Así como explorar opciones de entretenimiento en línea que ayuden a mantener al niño comprometido y distraído durante el tratamiento.
  • Programas de voluntariado: Se puede conectar con programas de voluntariado que ofrezcan asistencia práctica, como transporte para citas médicas o ayuda en tareas cotidianas.

¿Cómo participan los estudiantes?

Como parte de un programa de voluntariado, los jóvenes estudiantes asisten semanalmente a la Fundación Peruana de Cáncer y brindan materiales educativos y lúdicos. Estos materiales son utilizados para el trabajo con los niños que en ese momento estén disponibles, por un lapso de dos horas, en el horario establecido por la organización.

Es importante informar que La Fundación Peruana de Cáncer (FPC) es una organización sin fines de lucro, que tiene como misión brindar asistencia integral a los pacientes oncológicos más necesitados del Perú y contribuir, mediante diversas iniciativas, a elevar los estándares de atención y tratamiento del cáncer en el Perú.

A través de esta iniciativa, los pacientes pediátricos oncológicos reciben atención, nivelación, aprestamiento y estimulación temprana. Los estudiantes recogen información o evidencias (que no involucren fotos a los pacientes), con las cuales, al final del curso, presentan un portafolio, con sus reflexiones, percepciones y documentación de la labor que el grupo ha desarrollado durante el ciclo. 

Este programa de voluntariado va de la mano con el objetivo de la UARM de formar docentes con gran rigor académico y compromiso ético, el cual permite a los alumnos convertirse en profesionales capaces de responder a las necesidades de la sociedad y contribuir con el bienestar y desarrollo de individuos, grupos o instituciones.