La organización ambientalista Fondo Mundial por la Naturaleza (WWF) señala que hasta un 12 % de la factura de luz puede atribuirse al «consumo fantasma»; es decir, el gasto de energía que ocurre cuando los dispositivos están apagados, pero siguen enchufados y listos para su uso. Esta suele ser una conducta bastante común en electrodomésticos que utilizamos en el día a día, como la televisión, decodificador, router y otros, pues acostumbramos a mantenerlos enchufados para “ahorrar tiempo” y, al dejarlos en modo stand-by, continúan consumiendo energía, aunque el aparato esté apagado.

En ese sentido, Claro comparte algunos valiosos consejos para optimizar el consumo de energía en nuestro hogar:

Desconecta los dispositivos que no estás utilizando para evitar el «consumo fantasma»: busca utilizar barras de multicontacto, pero sin sobrecargar su circuito, ya que esto facilitará la desconexión de múltiples dispositivos que se encuentren cerca unos de otros al mismo tiempo.

Cuida tus electrodomésticos: optimiza el uso de la lavadora, llenándola al máximo en cada ciclo, siguiendo las recomendaciones del fabricante para ahorrar agua y electricidad; mantén la puerta del refrigerador cerrada, y permite que el aire circule alrededor del refrigerador al dejar una distancia adecuada desde la pared para que el aire caliente no se acumule y afecte negativamente su eficiencia.

Sé eficiente con la iluminación: es mejor priorizar el uso de luz natural durante el día, abriendo ventanas y cortinas dentro de lo posible. También puedes optar por focos ahorradores o LED para reducir el consumo de energía durante la tarde o noche, ubicándolos en lugares estratégicos dentro del hogar.

Toma en cuenta la eficiencia energética de los electrodomésticos: compra productos eficientes, verificando la etiqueta antes de la compra. La escala de eficiencia energética clasifica los electrodomésticos desde la A hasta la D, siendo los más eficientes aquellos que presentan una etiqueta A+++, A++ y A+; y aunque estos pueden ser un poco más costosos al principio, a medio o largo plazo se acaba ahorrando dinero por la calidad del producto adquirido.

Por su parte, como empresa de telecomunicaciones, Claro busca hacer más eficiente su consumo de energía y combustibles; por lo que, gracias a iniciativas orientadas a la reducción y eficiencia en el consumo de electricidad, así como la migración hacia fuentes de energía renovable, ha dejado de emitir alrededor de 40,000 toneladas de CO2e en el 2022 y ha reemplazado y renovado los sistemas de refrigeración, cambiando el tipo de refrigerante a uno menos contaminante. Además, la empresa cuenta con un convenio con Luz del Sur vigente hasta abril del 2025 para que sus 5 sedes principales y 1,500 estaciones bases utilicen energías 100% renovables (hídricas).

Todo ello se adhiere al compromiso de la empresa con el cuidado del medio ambiente que también se refleja en la modificación de procesos, instalaciones e infraestructura para mejorar la eficiencia energética en sus operaciones.