En ocasiones solemos creer que, para tener una piel limpia, brillante y saludable, basta con realizar una rutina de cuidado facial. Sin embargo, también es importante el uso de tratamientos como el láser facial, que permite lograr un efecto rejuvenecedor al ayudarnos a reducir las arrugas, cicatrices e imperfecciones de la piel y mejorar su calidad. El desconocimiento de esta técnica ha llevado a que exista cierto temor en su uso, al creer erróneamente que pueda dañar la piel a largo plazo.

Para desterrar estas ideas, lo primero que debemos hacer es buscar un especialista en la aplicación de láser con experiencia en este tipo de tratamientos, quien, en base a una adecuada evaluación, armará un plan de trabajo a fin de obtener los mejores resultados para el paciente.

“Cuando tenemos a un paciente que requiere algún tratamiento con láser lo primero que hacemos, si nunca ha recibido otros tratamientos faciales, es preparar la piel; vale decir aplicar antioxidantes, despigmentantes, de ser el caso, pero sobre todo hidratantes, ya que el agua en una piel seca o foto dañada es escasa, y el objetivo de estos láseres muchas veces es justamente el agua que está dentro las células”, explica el doctor Erick Torres del Centro de Medicina Estética de la Clínica Ricardo Palma.

El especialista destaca, también, que existen diferentes tipos de láser, pero cada tipo dependerá del plan de trabajo, vale decir de la profundidad y las condiciones de las lesiones que se quieren tratar, por ejemplo: una mancha suele estar en capas superficiales y medias de la piel, por lo que el láser que se debe escoger es aquel que pueda tener una mayor penetración. Si se quiere mejorar líneas finas en la piel, sólo se requerirá usar un láser cuyo efecto sea muy superficial.

“El Gold Standard de tratamiento de cualquier cicatriz es el láser. Muchas veces las cicatrices tienen alguna complicación como una mancha post inflamatoria, una retracción, elevaciones, rojeces, etc. Cuando esto ocurre, la aplicación de varios láseres diferentes puede ayudar a cubrir todos esos inesteticismos. Es por ello, que un especialista con experiencia y con la tecnología adecuada es imprescindible para conseguir resultados eficientes.

Muchos tratamientos con láser no requieren mayores cuidados. El doctor Torres refiere también que, dependiendo de la patología a tratar, a veces se indica no salir de casa algunos días, cuidar las microcostritas, aplicar algunos regeneradores de piel, hidratantes, y usar siempre un fotoprotector solar.