El Gran Teatro Nacional del Ministerio de Cultura del Perú en coordinación con la organización Sinfonía por el Perú -liderada por el tenor Juan Diego Flórez- y la Fundación Nacional Batuta de Colombia anuncian para el jueves 19 de octubre, a las 7:00 de la noche, el concierto gratuito Sonidos de la Frontera, espectáculo musical que une las voces de niños y niñas de Perú (Caballococha) y Colombia (Leticia y Puerto Nariño), ofreciendo un repertorio de lenguas originarias amazónicas, incluyendo obras en Ticuna y ritmos populares.

Este proyecto de cooperación binacional e interinstitucional es ejecutado desde hace dos años por las cancillerías de Perú y Colombia con la participación de Sinfonía por el Perú y la Fundación Nacional Batuta de Colombia. Como cierre de su programación anual, más de cien menores de las regiones fronterizas de Caballococha, Leticia y Puerto Nariño se reunirán en el primer escenario artístico y cultural del país para brindar un concierto junto al ensamble Puro Perú del Núcleo Rímac y la Orquesta Juvenil Sinfonía por el Perú.

“Colombia y Perú comparten mil seiscientos kilómetros en donde conviven comunidades hermanas a las que pertenecen estos menores que forman parte de Sonidos de la Frontera. El proyecto significa una poderosa asociatividad para trabajar por el bienestar de niños y niñas de ambos países. También representa una labor muy seria en términos de diseño, repertorios y metodologías de formación utilizadas para crear un verdadero escenario en el que todos puedan brillar”, señala María Claudia Parias, presidenta ejecutiva de Fundación Nacional Batuta.

El proyecto pone en relevancia el intercambio cultural y artístico de niños y niñas que comparten un territorio, hábitos y costumbres. En la música encuentran un espacio ideal para contarnos sus sueños y expectativas, además tonifican su identidad amazónica generando vínculos de paz y bienestar mediante el intercambio y aprendizaje colectivo, puntualiza Gabriela Perona, directora ejecutiva de Sinfonía por el Perú.

Asimismo, cumpliendo su misión de valorar, proteger y fomentar la pluralidad lingüística y promover la inclusión social a través de las artes escénicas, el Gran Teatro Nacional del Ministerio de Cultura del Perú coproducirá el espectáculo para que todos los participantes expongan al máximo sus capacidades artísticas y musicales, apoyándose en una tecnología de punta –de luces, sonido, acústica, electroacústica- y un moderno escenario de seis plataformas.

Es justo precisar que Sonidos de la Frontera se origina en Caballococha (Perú) y las comunidades amazónicas de Puerto Nariño y Leticia (Colombia), beneficiando a 280 niños, niñas y adolescentes de estas regiones con interesantes proyectos musicales, residencias y concertaciones pedagógicas interinstitucionales para docentes.