Las calorías miden la cantidad de energía que aportan los alimentos y bebidas. Esta energía sirve para mantener las funciones vitales como la circulación, la digestión, la respiración, la actividad física, entre otras. Normalmente un alimento de buena calidad nutricional nos aportará calorías y nutrientes esenciales. Por otro lado, un alimento de baja calidad nutricional nos brindará nutrientes que en exceso pueden dañar nuestra salud, como grasas saturadas, azúcares refinados, sodio, etc, estos alimentos suelen ser altos en calorías, y dado que nutricionalmente tienen un impacto negativo en la salud, se dice que estas calorías son “vacías”.

Algunos ejemplos de alimento que aportan calorías “vacías” son los snacks tipo piqueos salados empaquetados, bebidas gaseosas, refrescos envasados o enlatados, entre otros.

¿Cómo eliminar las calorías “vacías” de nuestra alimentación?

Talia Pinto, miembro del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife, indica que evitar las calorías “vacías” es más sencillo de lo que parece. Se puede empezar reemplazando los snacks salados de bolsa por chips de vegetales al horno, las bebidas gaseosas por agua con gas con rodajas o zumo de frutas y los refrescos envasados por jugo de frutas sin azúcar.

Cabe destacar que el exceso de calorías en la alimentación a largo plazo puede ser dañino. El azúcar aportado a través de bebidas, es decir de los líquidos, se absorbe con mayor rapidez y por ende entra más rápido al torrente sanguíneo generando picos de glucemia (azúcar en sangre). Si el consumo de este tipo de bebidas es aumentado, se contribuye con el exceso calórico, lo que puede impactar negativamente en la ganancia de peso.

Por eso se aconseja beber agua pura a lo largo del día, infusiones sin azúcar o en todo caso bebidas libres de azúcar, para así cuidar la ganancia de peso por calorías “vacías”.