En el Perú, la tenencia de mascotas ha experimentado un aumento significativo, especialmente durante la pandemia. Más del 50% de los hogares peruanos tienen una mascota y la tendencia ha ido en rápido crecimiento, pues la crisis sanitaria ha consolidado aún más la percepción de que las mascotas desempeñan un papel fundamental en la dinámica familiar y el bienestar emocional de las personas.

Un reciente análisis realizado por Havas Perú descubre el papel cada vez más relevante que desempeñan las mascotas en los hogares peruanos, abriendo nuevas oportunidades de negocio en diversos sectores. Según el estudio, el  94% de los dueños de mascotas en Perú considera que sus animales de compañía estimulan el desarrollo de los niños. A su vez, un 93% de los encuestados perciben a sus mascotas como una fuente de buenos momentos y de mejoramiento de las relaciones con el resto de la familia. Estas cifras revelan una evolución en la percepción de los peruanos sobre tener una mascota, a quienes se les da una mayor valoración y una comprensión más profunda de su influencia en la vida cotidiana y el bienestar en los hogares.

Manuel Sosa, Director de Inteligencia en Havas Perú, comenta: «Las mascotas se están convirtiendo en miembros cada vez más importantes dentro de la familia, influyendo en las decisiones familiares y en la planificación de actividades. Para aprovechar esta tendencia es necesario que las empresas se cuestionen el impacto que tendría incluir a las mascotas en las experiencias de sus marcas”.  Es así como se proyectan nuevas oportunidades alrededor de este mercado: generando propuestas más compatibles con las necesidades de los consumidores dueños de mascotas.

En línea con ello, el estudio señala que un 93% de los propietarios tienen interacciones significativas con sus mascotas, pues las perciben como una fuente de buenos momentos y de mejoramiento de las relaciones con el resto de la familia. Bien sea a través de juegos, paseos o simplemente momentos de compañía, las mascotas se convierten en compañeros leales y confidentes que aportan alegría y alivio en la vida diaria.

Asimismo, el 92% señala que las mascotas son una fuente de buenas vibras en sus hogares, es decir, una influencia positiva. Además, un 88% siente que la muerte de una mascota es tan dolorosa como la pérdida de un ser querido, lo que muestra la profunda conexión emocional que las personas tienen con sus mascotas. Y el 86% considera a sus mascotas como miembros de su familia, otorgándoles un amor y cuidado equiparable al que brindarán a cualquier otro ser querido.

Diferencias generacionales

La relación con las mascotas también varía según los grupos etarios, pues no todas las generaciones tienen los mismos hábitos de crianza con sus mascotas. El estudio distingue por ejemplo a las personas entre 18 y 34 años como el grupo más presto a la adopción, además de detallista con las características o productos para el cuidado y alimentación de sus mascotas.

Por otro lado, las personas entre 35 y 54 años son más caseros, prestan atención a las recomendaciones de veterinarios o especialistas de marca y tienen mayor participación en comunidades online para conocer tips sobre el cuidado de las mascotas. Por último, el segmento mayor es más tradicional y menos sofisticado con los cuidados. Esta segmentación permite a las marcas, trabajar productos, contenidos y mensajes distintos.

“Estos resultados demuestran las diferencias de percepción entre las generaciones, por lo tanto, las experiencias de marca y acciones comerciales alrededor de las mascotas deben generar propuestas de manera diferenciada. En resumen, considerar a estos miembros del hogar puede abrir oportunidades de crecimiento y de diferenciación incluso en empresas no especializadas en mascotas”, finaliza Sosa.