Trabajar con rutas optimizadas es un elemento fundamental para mejorar los tiempos de entrega de mercancías. Por ello, es cada vez más importante que el envío y despacho forme parte de una planificación de rutas que tome en cuenta distintas variables para entregar un servicio de última milla a la vanguardia del mercado. Mejorar la eficiencia de la logística y distribución de productos es una tarea primordial y su resultado incide directamente en la gestión de la flota de vehículos y en la entrega final del pedido.

En ese escenario, el ruteo dinámico es una estrategia basada en algoritmos que permite agregar nuevos pedidos o rutas a una planificación ya creada y que se encuentra en ejecución, donde el plan establecido pasa nuevamente por un proceso de optimización, logrando un resultado que evoluciona a medida que se van añadiendo nuevas paradas.

De acuerdo con la primera Encuesta Nacional de Logística (ENL) del Perú, uno de los principales desafíos tanto para los usuarios de servicios logísticos como para los proveedores es la tecnología. La ENL revela la desventaja que poseen las pymes y microempresas frente a las grandes empresas, las cuales tienen niveles más altos de utilización de las tecnologías, sobrepasando en todos los indicadores el 20%. De acuerdo con el informe, se estima que al menos un 26% de las grandes empresas no recurre a sistemas de gestión de almacenes, mientras que en las pequeñas empresas, el indicador más bajo fue el pronóstico y/o planeación de demanda, pues menos del 11,1% de las pequeñas empresas encuestadas lo utiliza. Además, la encuesta reveló que a medida que las herramientas tecnológicas son más especializadas, su uso disminuye.

¿Por qué es tan importante el enrutamiento dinámico?

De acuerdo con Emilio González, Head de Ventas de DispatchTrack para Latinoamérica, trabajar con rutas dinámicas ayuda a que las empresas no tengan que esperar hasta el final de la jornada para comenzar a ejecutar la planificación de sus entregas del día siguiente, ya que esta solución dinamiza sucesivamente los planes de distribución creados con anterioridad. De esta manera, la adopción de un ruteo dinámico incluye las asignaciones pedido-camión hechas en el día que luego serán consideradas en los siguientes planes de despacho.

González destaca que implementar el ruteo dinámico es la mejor estrategia para el Problema de Rutas, que es cuando la planificación de rutas debe considerar flotas de vehículos que parten de uno o más centros de distribución, los cuales tienen que satisfacer la demanda de varios clientes dispersos geográficamente. Esto permite que las empresas puedan maximizar sus recursos y mejorar la eficiencia en sus operaciones de almacenamiento, al mejorar la planificación de los horarios de recolección y reducir las horas extras de trabajo nocturno. Es por eso que el ruteo dinámico es una solución versátil que puede optimizar las entregas de última milla en diversas industrias, desde el consumo masivo hasta el retail.

Por su parte, González señala que el ruteo dinámico de DispatchTrack es una funcionalidad para mejorar la planificación de entregas, tomando en cuenta distintas variables que inciden en la estrategia, para que así las empresas puedan optimizar sus entregas de última milla. “De esta manera, con nuestro ruteo dinámico, incluido en el software de optimización de rutas PlannerPro, los comercios pueden diseñar rutas óptimas mientras nuevos pedidos llegan, incluso cuando ya se está ejecutando la planificación realizada con anterioridad”, detalla.

Además, añade González, esta función contribuye significativamente a mejorar la eficiencia en el centro de distribución, permitiéndole a las empresas potenciar tanto el proceso de selección como los horarios de almacenamiento. De esta manera, más negocios estarán preparados para satisfacer la alta demanda de fechas especiales y temporadas de mayor compra, cumpliendo con los pedidos de sus clientes en los plazos acordados.

Los beneficios del ruteo dinámico

El algoritmo busca maximizar la eficiencia de los vehículos, cargándolos al máximo para entregar la mayor cantidad de órdenes.

Disminuye los errores en el proceso de recolección.

Organiza horarios de recolección en centros de distribución para que los equipos de trabajo tengan más tiempo para otras tareas, evitando horas extras y trabajo nocturno.

Aumenta la rotación de pedidos en el centro de distribución al ubicarlos en un camión, apenas se tenga información de la demanda, reduciendo los costos de almacenamiento.

Al planificar desde el primer grupo de pedidos, se conoce la hora aproximada de entrega, lo que permite mejorar el nivel de servicio al usuario.

En casos de alta demanda, la planificación dinámica permite tomar acciones inmediatas para hacer disponibles más unidades de transporte o contactar a más conductores.