En una coyuntura en constante cambio y desafíos económicos cada vez más complejos, la educación financiera se ha convertido en un pilar fundamental para el éxito empresarial y la estabilidad financiera personal. La educación financiera, la capacidad de gestionar y comprender las finanzas personales y empresariales, se ha consolidado como una herramienta clave para empoderar a individuos y emprendedores a tomar decisiones financieras inteligentes y sostenibles.

Para aquellos que buscan emprender, la educación financiera es una piedra angular que puede llevarlos al éxito. De acuerdo con el informe del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) y ESAN, Perú ocupa el primer lugar a nivel de la región en cuanto al índice de espíritu emprendedor en Latinoamérica (LATAM) y quinto a nivel mundial. Teniendo en cuenta ello, la importancia de la educación financiera para mipymes y emprendedores cobra mayor valor, dado que les permite tener una mejor gestión empresarial y tomar las decisiones que brinden mayores beneficios al negocio desde un punto de vista de la relación con la situación macroeconómica y del mercado.

Educación Financiera para emprender

Giulliana Cateriano, Directora Comercial de Openpay Perú by BBVA, comenta que el comprender los conceptos financieros es esencial para tomar decisiones informadas sobre la financiación, la inversión y la gestión de recursos en un negocio propio. “Los emprendedores que tienen una base sólida en educación financiera están mejor equipados para enfrentar los desafíos económicos y llevar sus ideas a la realidad con confianza y eficacia”, añade.

Es así que para destacar en el mundo del emprendimiento, es fundamental poseer habilidades financieras específicas, por lo que la ejecutiva explica cinco de ellas, que todo buen emprendedor debe tener:

Gestión del flujo de efectivo. Saber administrar el dinero de manera efectiva para garantizar la continuidad de las operaciones y el crecimiento del negocio.

Planificación financiera. Desarrollar un plan financiero sólido que incluya objetivos claros y estrategias para alcanzarlos.

Entendimiento de inversión. Evaluar oportunidades de inversión y tomar decisiones informadas sobre cómo invertir en el negocio.

Manejo de deudas y crédito. Utilizar de manera responsable las fuentes de financiamiento, como préstamos y líneas de crédito, cuando sea necesario.

Evaluación de riesgos. Identificar y gestionar los riesgos financieros que pueden afectar al negocio.

La formación y la digitalización: claves para emprender

Existen factores que se han convertido en un valor añadido para mejorar las ventas y la gestión del negocio: la formación en finanzas y, ahora más reciente -por el crecimiento de la tecnología y uso de las redes sociales-, la formación en habilidades digitales y marketing online. Vivimos en una sociedad en la que la digitalización y la educación financiera ya están intrínsecamente relacionadas, dado que la tecnología digital ha redefinido la forma en que gestionamos el dinero y accedemos a la información financiera.

Esta permite, también, a las personas comprender las transacciones digitales, aprovechar las soluciones fintech, automatizar las tareas financieras, proteger su seguridad cibernética y planificar a largo plazo de manera efectiva, capacitándolas para tomar decisiones financieras informadas y seguras en un mundo cada vez más digitalizado.

“La educación financiera desempeña un papel vital en el empoderamiento de los individuos y el éxito empresarial en el Perú. A medida que más personas y emprendedores adquieran conocimientos financieros sólidos, se pavimenta el camino para un futuro económico más estable y próspero”, enfatiza Cateriano.