Lima.- El diagnóstico y tratamiento del cáncer tiene un impacto significativo en la salud mental de los pacientes, pues entre el 25% y el 50% de los pacientes oncológicos presentan algún tipo de impacto emocional tras el diagnóstico de un cáncer, que afecta su vida cotidiana y también a quienes los rodean.

Frente a esta realidad, se han desarrollado programas y protocolos para un abordaje integral, incorporando disciplinas que han probado su contribución al bienestar general de las personas a través del acompañamiento terapéutico desde frentes distintos. Así, la salud mental y terapias complementarias se han convertido en dos unidades importantes que trabajan coordinadamente y con sus metas puestas en el bienestar del paciente oncológico y sus familiares.

Víctor Tapia Cornejo, jefe de la Unidad de Terapias Complementarias de FALP, señala que éstas aportan significativamente a la reducción de síntomas asociados a los efectos secundarios del tratamiento oncológico, como náuseas o dolores de distinto tipo. Algunas de las intervenciones terapéuticas apuntan a darle un nuevo sentido a la vida y facilitar una ‘reconciliación’ con el mismo paciente.

Alcanzar grados de armonía y paz a través del reiki, tomar conciencia del cuerpo por medio del pilates, promover la expresión de emociones y pensamientos a partir de la musicoterapia, transformar la experiencia del cáncer usando como herramienta el arteterapia y potenciar la conciencia de uno mismo, desde el mindfulness, son parte de los beneficios que pueden alcanzar los pacientes.

El especialista destaca que desde FALP se desarrollan terapias grupales e individuales, que incluyen intervenciones de terapias de arte en los box de quimioterapia, musicoterapia receptiva en la Unidad de Paciente Crítico e intervenciones en salas de espera; además se realizan conciertos breves para pacientes y colaboradores, acciones que se buscan fortalecer en la entidad; así como incorporar nuevas formas de acompañamiento terapéutico en esos espacios.

En esa línea, para los pacientes de Perú que busquen atenderse en FALP, es más accesible: “en primer lugar se contacta a la Representante en Perú, luego se llena un formulario y acopian los documentos sustento de los diagnósticos y tratamientos realizados para que luego se derive el caso a la Unidad Internacional en Chile. Ahí, el médico de la Unidad Internacional evalúa y emite un informe, con posibilidad de una consulta virtual con un especialista.