¿Sabías que puedes reducir esas medidas o “rollitos” sin necesidad de recurrir al quirófano? LIPOSHOCK es el tratamiento ideal para perder esa grasa localizada en aquellas zonas que no puedes disimular con la ropa. A diferencia de otras técnicas, esta te ayuda a activar tu metabolismo celular, logrando que reduzcas centímetros, tonifiques y luzcas una silueta de ensueño.

“Liposhock es un tratamiento reductor ideal para todas aquellas personas que desean eliminar depósitos de grasa localizados que alteran determinadas partes del cuerpo, sin efectos secundarios y sin molestias”, explicó la doctora Giulianna Berrocal, del Centro de Médica Estética de la Clínica Ricardo Palma.

Este procedimiento también es recomendado para aquel paciente con sobrepeso, quien al ser inyectado le permite producir apoptosis, es decir, la muerte de las células grasas que son difíciles de bajar con ejercicios o dieta. Por ello, el Liposhock es un excelente tratamiento de mesoterapia que consiste en un cóctel de diferentes principios activos que nos ayudan a reducir tanto grasa visceral como abdominal.

Asimismo, la especialista señala que también puede ser recomendado a todas las personas que desean lograr un abdomen perfecto y que buscan resultados rápidos y efectivos. Por ello, solo se necesitan de tres a cinco sesiones y se deben realizar una vez por semana dependiendo de la evaluación médica previa. Además, es importante incorporar una rutina de nutrición o tratamientos con otras aparatologías que ayudan a obtener resultados más rápidos.

Para aquellos interesados en el procedimiento de LIPOSHOCK, la doctora Berrocal mencionó algunas consideraciones a tomar a cuenta:
● El día de la aplicación no debe realizar actividad física, ni tomar bebidas alcohólicas. Se recomienda beber abundante líquido y llevar una alimentación balanceada.
● Los pacientes en período de lactancia, embarazo o con enfermedades crónicas como hipertensión arterial o diabetes mellitus no controlada no son aptos para realizarse el tratamiento.
● Siempre debe tener en cuenta que los productos que se le aplicarán deben venir sellados y con registro sanitario, además de ser aplicados en centros certificados y por médicos especialistas.