Miguel Pérez Arroyo, abogado del expresidente Pedro Castillo, renunció a la defensa legal de su patrocinado y argumentó que su decisión responde a una serie de ataques provenientes del entorno más cercano del exmandatario.

La renuncia de Pérez Arroyo se da horas después de que el Congreso de la República aprobara el proyecto de resolución que levanta la prerrogativa de antejuicio a Castillo Terrones.

«El despacho de abogados que represento con buena voluntad aceptó la petición del Sr. Pedro Castillo para ejercer su defensa. Sin embargo, en las últimas horas hemos sido víctimas de ataques directos por parte su círculo más cercano», escribió el jurista a través de sus redes sociales.

«Sin encontrar alguna respuesta por parte del Sr. Pedro Castillo, ante ello se hace inviable que continuemos con su defensa, por lo que procedo de inmediato hacer desistimiento absoluto de la defensa que hasta el momento estuvimos ejerciendo», continúa el mensaje.