Luego de su reaparición y de una evaluación clínica de protocolo, la información que manejan los medios es que la mujer de 30 años no estaba embarazada.

El caso de Gabriela Sevilla, la mujer que fue reportada como desaparecida el miércoles 19 de octubre, ha tomado un giro inesperado. A pesar de la versión oficial del suceso, en el cual se afirmaba que Sevilla estaba embarazada y encaminada a dar a luz, el reciente informe del médico legista confirma que no existió dicho embarazo.

Por su parte, Sevilla defiende su postura alegando que si dio a luz a una niña llamada Martina. «Desperté y pujé hasta que mi hija nació y no lloraba» fue lo que le dijo a los medios.

Las investigaciones siguen su curso. No obstante, ahora con algo de polémica debido a las dos versiones que se discuten.