Recordando a Diego Bertie: Su paso por las telenovelas en Sudamérica

La noticia de la partida de Diego Bertie ha conmocionado al mundo del espectáculo del Perú, así como también a sus seguidores más acérrimos y leales. Aquí en Agencia Órbita, recordaremos brevemente su trayectoria por esas famosas telenovelas de la década de los 90s y sus trabajos posteriores.

Bertie, quien incursionó en el mundo de la música junto a sus compañeros de universidad a finales de los 80s, se dio a conocer a nivel nacional a inicio de los 90s gracias a producciones como «El hombre que debe morir» (1989-90), la segunda versión de la reconocida novela «Natacha» (1990) y Canela (1995) el cual fue su primer rol protagónico.

El actor y cantante demostraba un gran rango actoral en los roles que le encomendaban y su carisma llamó la atención de muchas productoras de otras partes del continente. Luego de telenovelas como «Obsesión» (1996), «Leonela, muriendo de amor» (1997) y «Cosas del amor» (1998), Bertie fue llamado por Venevisión para protagonizar la novela venezolana «Amantes de luna llena» (2000) la cual supuso un gran salto a la fama internacional que lo hizo obtener otro rol protagónico en «Vale todo» (2002) de la cadena TV Globo de Brasil.

Para los primeros años de los 2000s, Bertie ya era una estrella internacional de gran presencia y todavía mucha proyección. En el 2005 puso su huella por primera vez en el séptimo arte en películas peruanas como «Una sombra al frente», «Piratas en el Callao» y también en el cine boliviano con «Los Andes no creen en Dios». No obstante, continuaba también en la televisión y trabajó por muchos años con la cadena colombiana Caracol en donde participó de series como «La ex» (2006) y «Bermúdez» (2009).

En el año 2010 volvería a las televisiones peruanas junto a Gianella Neyra con «Los exitosos Gómes», una divertida adaptación de la serie argentina «Los exitosos Pells». Durante la década pasada, entre algunas obras de teatro de las cuales resaltan: «La novicia rebelde» (2013) y «R y J» (2014), Bertie sería parte de las series peruanas de más popularidad como «Al fondo hay sitio» y «De vuelta al barrio».

Diego Bertie, definitivamente, deja un vacío en la industria del entretenimiento, no solo de Perú pero también de todo el continente.