Para algunas puede representar un dolor manejable, para otras es casi una tortura la cual deben padecer todos los meses el año. Las mujeres en edad reproductiva (entre los 15 y 49 años) son acechadas por la endometriosis, una enfermedad que impacta su vida cotidiana no solo desde el dolor, sino también desde el lado emocional, psicológico, familiar, profesional y productivo, así lo dio a conocer el doctor Roberto Albinagorta, director de CDA Endometriosis, señalando que una de cada 10 peruanas sufre esta condición.

El endometrio es el revestimiento del útero, lugar donde crece el feto, un órgano hueco y muscular de la pelvis de la mujer. La endometriosis es una enfermedad que se caracteriza por la presencia de un tejido similar al endometrio, pero fuera del útero. Durante la menstruación el revestimiento del útero se desprende, sangra y sale del cuerpo a través de la vagina. Cuando el tejido que se encuentra fuera del útero se desprende y sangra, esta sangre no puede salir del cuerpo, lo que ocasiona Inflamación y dolor.

Los síntomas son diversos, principalmente menstruaciones abundantes y dolorosas, dolor pélvico crónico, dolor con las relaciones sexuales, fatiga e infertilidad; los cuales pueden ser tan intensos al grado de afectar seriamente la calidad de vida de las mujeres que lo sufren, indicó Albinagorta.

Sostuvo que la endometriosis no tiene cura, como en otras enfermedades crónicas, el objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y manejar las complicaciones, a fin de evitar las secuelas más graves que pueden llegar a ocasionar cierto grado de discapacidad en algunas pacientes. Un gran inconveniente es que el diagnóstico de la enfermedad es complejo, por lo que el retraso en la confirmación de los casos sea una las características más resaltantes de esta condición médica. Diversos estudios han demostrado que en promedio este retraso es de 8 años desde que se inician los síntomas hasta que finalmente se confirma el diagnóstico.

“Lamentablemente, por un lado, se tiende a normalizar el dolor durante la menstruación, subestimando los síntomas; y por el otro, muchas veces se confunde el cuadro con otras dolencias y las pacientes terminan deambulando entre distintas especialidades hasta llegar finalmente a su diagnóstico”, indicó.

¿Cómo diferenciar un dolor menstrual normal de un posible caso de endometriosis?

El director de CDA Endometriosis señaló que, aunque es variable la presentación de los síntomas, una forma de sospechar de endometriosis es tener en cuenta el impacto que tiene el dolor menstrual en la vida cotidiana de la mujer. Si el dolor es tan intenso que le impide ir a trabajar, a estudiar o hacer deporte; si el dolor no calma con el uso de antiinflamatorios, se asocia a náuseas, desmayos o le obliga a permanecer en cama; entonces no es un dolor normal y se debe acudir al especialista para descartar un posible caso de endometriosis.

“Esta es una enfermedad que no solo afecta los ovarios y limita la fertilidad en la mujer, sino que además en la parte emocional y afectiva puede ser devastadora. He visto casos de mujeres que simplemente ya no quieren seguir viviendo, son señaladas de exageradas pues la sociedad ha normalizado el dolor producto del ciclo menstrual, cuando en realidad es una condición de dolor intenso con la que tienen que vivir por un largo tiempo”, señala el especialista.

Hasta hace muy poco se consideraba a la cirugía como la única forma para confirmar un diagnóstico de endometriosis, y muchas mujeres se resistían a una operación solo para ver si tenían o no el problema, por ello postergaban su decisión y la enfermedad seguía en avance. Actualmente, gracias al gran desarrollo de las técnicas de imágenes existe el mapeo ecográfico, una técnica accesible, segura, no invasiva y ampliamente aceptada por las pacientes, que permite detectar las formas más severas de la enfermedad con un alto grado de precisión diagnóstica cuando es realizada por un médico especialista con entrenamiento y experiencia para la interpretación de imágenes.

A pesar de su alta prevalencia, la gravedad de los síntomas y su alto impacto socioeconómico, muchas personas no han oído hablar de la endometriosis, y mucho menos de la asociación con los síntomas de dolor o infertilidad. Si bien algunos países han incluido la endometriosis en su agenda nacional, todavía no hay toma de conciencia sobre este problema de salud pública en nuestro país.

La Endometriosis en Cifras:

• 1 de cada 2 mujeres entre los 15 y 49 años de edad que sufre de dolor pélvico o dolor menstrual por más de 6 meses, tiene endometriosis.
• Entre las mujeres que tienen problemas de fertilidad, 1 de cada 3 sufre de endometriosis.
• Se tarda en promedio 8 años en llegar a confirmar el diagnóstico de endometriosis, por lo general por falta de una evaluación adecuada.
• El mapeo ecográfico de endometriosis o ecografía es la técnica diagnóstica que ofrece una precisión de resultados al 90% para evaluar una paciente con síntomas sospechosos
• La endometriosis aumenta el riesgo de sufrir cáncer de ovarios en un 15%.
• 70 % de adolescentes que informan de dolor intenso durante la menstruación serán diagnosticadas con endometriosis años después.