Minsa recomienda uso de lentes con filtros de protección UV para evitar daños a la vista

La exposición al sol sin ningún tipo de protección puede ocasionar graves lesiones oculares. Durante la temporada de verano, estos daños pueden agravarse aun más, razón por la que el Ministerio de Salud (Minsa), a través el Instituto Nacional de Oftalmología (INO), viene realizando una serie de intervenciones para concientizar a la población sobre la importancia del cuidado de la salud ocular.

De igual forma, se deben tomar medidas de precaución para evitar la conjuntivitis, uno de los problemas más recurrentes y un mal contagioso que afecta a los ojos sin diferencia de sexo. De acuerdo a cifras del INO, en el año 2019 se registraron 2907 casos, siendo los picos más altos entre enero, febrero y marzo con 1216. En el 2020, los casos alcanzaron los 784 casos donde los meses de verano fueron lo más intensos con una cifra de 344 casos, mientras que en el 2021 se tuvieron 78 casos.

“En verano las patologías más frecuentes son las infecciosas, dentro de ellas tenemos la conjuntivitis aguda y si usamos lentes de contacto: la queratitis. Los síntomas más recurrentes son ojo rojo, sensación de cuerpo extraño, como si hubiera algo dentro del ojo. En algunos pacientes, si esta molestia sigue avanzando, puede tener disminución de la visión o visión borrosa.”, remarcó la doctora y especialista del INO, Pilar del Carmen Ortiz.

En ese sentido, es necesario adoptar cuidados adecuados cuando se acuda a lugares de gran aglomeración como en las piscinas, playas, el transporte público, etc. Por esta razón, es importante llevar lentes adecuados y lavarse las manos frecuentemente, ya que al estar en contacto con alguna superficie infectada, no solo puede contagiarnos de COVID-19, sino también de cualquier tipo de enfermedad que pueda afectar a nuestros ojos.

La doctora Ortiz recomienda no usar con frecuencia los lentes de contacto en el verano y no sumergirse a la piscina o la playa con este tipo de lentes. “Debemos recordar que las piscinas tienen el agua clorada y a veces se encuentra con otro tipo de contaminaciones y entonces lo que debemos hacer es usar lentes con protección UV y, en algunos casos, pueden tener anti réflex para evitar el reflejo de los rayos del sol”, agregó.

Finalmente, se aconseja que las gafas sean adquiridas en ópticas que ofrezcan garantía y seguridad. El filtro UV no significa necesariamente oscuridad del lente, su nivel de protección se mide con un equipo llamado uveometro. Recordemos que la radiación ultravioleta tiene un efecto acumulativo a través del tiempo, por lo que se recomienda el uso de lentes con protección UV desde los primeros años de vida y también en los pacientes post operados de los ojos.