7 beneficios del drenaje linfático

El principal beneficio del drenaje linfático es evitar la acumulación de líquidos, la absorción de la grasa y las vitaminas solubles, mediante masajes circulatorios que tienen como objetivo depurar y eliminar las toxinas en el cuerpo. Además, ayuda al sistema inmunitario a frenar las bacterias, virus u otras sustancias extrañas que puedan estar al interior del organismo.

Se recomienda el procedimiento a los pacientes que tienen tratamientos contra la celulitis, problemas de circulación, infecciones agudas, piernas cansadas, acné, edemas y procesos post quirúrgicos estéticos.

La doctora Giulianna Berrocal, del Centro de Medicina Estética de la Clínica Ricardo Palma, nos cuenta los grandes beneficios del drenaje linfático para nuestro cuerpo.

· Reactiva la circulación linfática: ayuda a eliminar el exceso de líquidos y sustancias de desecho del organismo.

· Reduce la inflamación: derivada de la retención de líquidos, regulando el tono muscular.

· Contribuye a mejorar las defensas del organismo: al favorecer la función de los ganglios linfáticos.

· Mejora el aspecto de la piel: combatiendo enfermedades y afecciones como la celulitis o el acné.

· Tiene un efecto analgésico: se recomienda en dolores procedentes de enfermedades como la fibromialgia.

· Tiene un efecto relajante en el sistema nervioso: aliviando situaciones de estrés y ansiedad, pero también combatiendo los efectos de patologías como migrañas y vértigo.

· Mejora la circulación sanguínea (el sistema linfático se complementa con el aparato circulatorio) ayudando a eliminar problemas originarios de un mal flujo sanguíneo, como las varices.

El drenaje linfático necesita un mínimo de 10 a 15 sesiones como máximo, todo dependerá del área a trabajar. Por lo general, todas las personas son aptas para el procedimiento, menos las que sufren las siguientes enfermedades: Flebitis, trombosis, Insuficiencia cardiaca, Hipotensión arterial, Inflamaciones agudas, Asma, bronquitis, Edemas, desnutrición Dermatitis, eccemas agudos, Tumores malignos o Síndrome del seno carotídeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *