¿Por qué las sedes de legado fueron decisivas en la preparación de los para atletas que buscan hacer historia en Tokio 2020?

Lima, 26 de agosto del 2021.- En Tokio 2020, once deportistas paralímpicos representarán a los casi 33 millones de peruanos, demostrando que su espíritu de lucha y rendimiento creció entrenando en sedes accesibles, diseñadas pensando en atletas con discapacidad, homologadas internacionalmente y únicas en el país.

En la Villa Deportiva Nacional (VIDENA) emerge la infraestructura deportiva más moderna de la región América, a cargo del Proyecto Legado. En esta ciudad deportiva, se encuentra el Centro Acuático, en donde Dunia Felices y Rodrigo Santillán fueron perfeccionando sus estilos, acostumbrándose a nadar dentro de las medidas técnicas que se ajustan al tamaño que cumple la piscina olímpica de Tokio.

En la VIDENA también se encuentra el Estadio Atlético, que cumple con los estándares olímpicos y está elaborado con la tecnología más avanzada del mundo, mejorando las posibilidades de nuestros exponentes nacionales al momento de competir a nivel internacional.

“Después de Lima 2019, quedó la infraestructura accesible, que facilitó este gran cambio a favor de los Para atletas. Tenemos un Centro Acuático y Estadio Atlético, con accesos para personas con discapacidad. Más escenarios así necesitamos para continuar con el desarrollo del movimiento Para deportivo, más aún cuando nuestra ciudad no está preparada. Sería bueno trasladar este modelo de gestión a las provincias”, destacó la presidente de la Asociación Nacional Paralímpica del Perú (ANPP), Lucha Villar.

UN LEGADO PARA TODOS

La VIDENA es un escenario deportivo diseñado para facilitar el acceso de personas con discapacidad. Cuenta con ascensores para sillas de ruedas con sistema braille y baños adaptados. Sumándose los pasadizos amplios, acondicionados con rampas instaladas en los exteriores de los salones que son utilizadas para entrenar y competir. Además, estos espacios cuentan con pisos podotáctiles para guiar a personas con discapacidad visual, a fin de brindar un trato igualitario y justo.

“Lima 2019 fue fundamental para que la delegación peruana en estos Juegos Paralímpicos Tokio 2020 sea la más numerosa de su historia. Por el lado del legado deportivo que dejó, ayudó a generar mayor visibilidad al Para deporte, a través de sedes 100% accesibles. La accesibilidad ayuda a mejorar las condiciones de las personas con discapacidad y les permite, en muchos casos, obtener mayor autonomía para sus actividades diarias o la práctica de su Para deporte”, aseveró el presidente del Comité Paralímpico de las Américas, Julio César Ávila.

Por ejemplo, Pilar Jáuregui, la mejor Para badmintonista peruana, quien entrenó hasta antes de viajar a Tokio en el Polideportivo 2, ha encontrado en este espacio esa seguridad para no sufrir lesiones por caídas o vuelcos, permitiéndole independencia en su desplazamiento en silla de ruedas.

“Todos los Para atletas estamos contentos, porque ahora tenemos referencias o señalizaciones y barandas para poder desplazarnos sin dificultades. Queremos convertirnos en un ejemplo de superación. Podemos estudiar, entrenar y tener una vida plena. La discapacidad no es sinónimo de incapacidad”, afirmó, por su lado, Freed Villalobos, Para atleta de judo quien perdió la visión a temprana edad y que además entrena y vive en el albergue de la VIDENA.

LIMA, LA CAPITAL DEL DEPORTE

Las cinco sedes deportivas administradas por Legado se mantienen activas, incluso muchos atletas y Para atletas del mundo viajaron a la capital peruana, en medio de la pandemia, para luchar por un cupo rumbo a Tokio 2020.

“Lima es una ciudad que ahora está en el centro de Sudamérica, desarrollándose campeonatos internacionales, gracias a las instalaciones que tiene. Por ejemplo, la VIDENA tiene la capacidad para albergar a delegaciones numerosas, siguiendo los protocolos de bioseguridad. La intención es que este trabajo se replique en Santiago 2023”, aseveró el presidente de la Confederación Sudamericana de Atletismo, Helio Gesta de Melo, desde Brasil.

El Proyecto Legado continúa trabajando de la mano con la Asociación Nacional Paralímpica del Perú (ANPPERÚ) y con las distintas federaciones, a fin de que los deportistas y Para deportistas entrenen y compitan en las sedes panamericanas y obtengan mejores niveles de rendimiento y eleven su competitividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *