Apertura de «Todos los faros de la costa peruana» de Luz María Bedoya

La exposición abre con una intervención en las escaleras del museo, donde la presencia de la lista con los nombres de todos los faros del litoral peruano recuerda el perfil costero. Esta se encuentra acompañada de monumentales bastidores negros con pequeñas inscripciones gráficas. Se trata de coordenadas perdidas en la inmensidad del negro que definen las posiciones más extremas de los faros marítimos dentro del territorio nacional: una apunta a los límites norte/sur, mientras la otra al este/oeste. 

Ya en la segunda planta, la partitura, eje de la propuesta, se ubica en una posición central. Se trata de un sólido compuesto por papeles impresos, anverso y reverso, de una partitura gráfica modular dispuesta para que el visitante se la pueda llevar. Las notaciones de cada módulo tienen como origen las características lumínicas y estructurales de los 56 faros dispuestos en el litoral. Los códigos individuales de los faros resultan en variaciones que, en sucesión, evocan las peculiaridades físico-geográficas existentes a lo largo de dicha franja. Si la costa es una línea plagada de faros, esta partitura es una concatenación de gráficos, marcas e instrucciones que nos devuelve a esos faros como fuente.

En la parte posterior la artista ha ubicado dos videos. Estos recogen, en lento recorrido, una vista cenital del perfil del litoral peruano tomada con la herramienta Google Earth Studio. Una tercera pantalla muestra en tiempo real el playlist de la exposición. La totalidad del espacio está bañada por el sonido de las interpretaciones musicales y sonoras comisionadas por la artista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *