Dos pacientes del Instituto Nacional de Salud del Niño Breña vuelven a casa luego de estar hospitalizados durante años

Breña, Lima.– El deseo de volver a casa se hizo realidad para Oliver y Darla, dos adolescentes que permanecieron hospitalizados durante doce y siete años, respectivamente, en el Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) Breña del Ministerio de Salud (Minsa), debido a un diagnóstico de insuficiencia respiratoria aguda.

El regreso a casa fue posible gracias al Programa de Externalización de Pacientes con Ventilación Mecánica Prolongada del INSN Breña, en coordinación con el Seguro Integral de Salud (SIS) y el Fondo Intangible Solidario de Salud (Fissal).

Oliver y Darla son los primeros dos pacientes crónicos conectados a un ventilador mecánico en regresar a su hogar para estar junto a sus familiares. En el instituto fueron despedidos por el personal médico, enfermeros, enfermeras, técnicos y técnicas en enfermería de los distintos servicios que les brindaron cuidados durante todos estos años.

El programa permite que el paciente reciba la misma calidad de atención que en el centro pediátrico, pero en el hogar. Para ello, los familiares recibieron capacitación por parte de una entidad privada que también brinda los equipos biomédicos e insumos, así como de un profesional de la salud que acompañará a la familia durante seis horas diarias todo el año, a fin de ayudar en las atenciones básicas como movilización, alimentación, aspiración de secreciones, entre otros.

Por su parte, el INSN Breña supervisará mensualmente la calidad de atención brindada a los pacientes. “Se colocará un ventilador mecánico en el domicilio, además de proveer todos los insumos necesarios para la rutina diaria del paciente como aspiradores de secreciones, asesoría nutricional, monitoreo de signos de alarma y herramientas para la movilización”, detalló Franklin Aranda Paniora, director de Medicina del instituto especializado del Minsa.

El proceso de externalización permite beneficiar no solo a los pacientes sino también a la familia, cuyos integrantes durante muchos años han permanecido en el hospital alterando su dinámica nuclear y comunitaria.

Es importante resaltar que la externalización, además, permite generar un mayor dinamismo en cuanto a la oferta de camas hospitalarias. “La cantidad de pacientes crónicos y postrados neurológicos se está incrementando progresivamente, disminuyendo la oferta para pacientes agudos”, puntualizó el doctor Aranda Paniora. Ahora, Darla y Oliver se encuentran en compañía de su familia mejorando así su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *