Flavia, la talento que busca prevenir la violencia contra la mujer desde el colegio

Lima.- Al revisar sus redes sociales, dos emociones invaden a Flavia Martínez Tarazona: la desazón por enfrentamientos y noticias falsas que abundan en el mundo digital y una inmensa alegría, porque un mensaje le anuncia el inicio de un nuevo proyecto, en el que ella y su equipo podrán brindar talleres virtuales sobre Educación Sexual Integral (ESI) a escolares de diferentes colegios en el Perú y dar su granito de arena para prevenir y combatir la violencia contra la mujer en nuestro país.

Flavia tiene 23 años y estudia la carrera de Derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) con la Beca Continuidad de Estudios del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación. Y desde hace cinco años fundó, junto con otros estudiantes interesados en prevenir y erradicar el maltrato hacia las mujeres, la iniciativa “Hablemos Sin Tabúes”.

Al inicio, se trataba de un proyecto de responsabilidad social universitaria para desarrollar talleres de ESI en centros educativos del Perú. En la actualidad, han realizado, además, innovaciones tecnológicas para luchar contra la violencia: un live chat, #DiloSinPaltas, donde más de 250 adolescentes han recibido talleres y resuelto sus dudas sobre sexualidad, vínculos afectivos, emociones y relaciones con otras personas.

“En el 2021, pese a la pandemia, logramos con mucho esfuerzo constituirnos como una asociación civil sin fines de lucro que busca una sociedad libre de violencia de género”, detalla Flavia, sobre “Hablemos Sin Tabúes”, donde ella ocupa el cargo de presidenta. Además, lidera a un grupo de 44 jóvenes universitarios de distintas regiones del Perú, como Lima, Áncash, Junín, Ica y Tacna.

Según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), en el 2020 se registraron 97 926 casos de violencia familiar y sexual contra la mujer, de los cuales 9582 casos de violencia sexual tuvieron como víctimas a niñas, niños y adolescentes. Por ello, Flavia considera necesario luchar contra este mal desde la prevención en la etapa escolar.

El logo de “Hablemos Sin Tabúes” es un altavoz y tiene que ver con el inicio de su historia. “La iniciativa surgió después de que participamos en la primera marcha #NiUnaMenos, donde nos movilizamos como sociedad civil para alzar la voz en contra de la violencia hacia la mujer”, relata Flavia.

Ella recuerda que, antes de iniciar el proyecto, algunos le decían que “no toquen ese tema, es muy delicado”; sin embargo, la gran marcha les animó finalmente a hacerlo en el 2016. “Decidimos dejar los miedos de lado”, apunta. La PUCP les ha premiado con distintos fondos de financiamiento, como el Fondo de Iniciativas Estudiantiles RSU en respuesta al COVID-19 (2020).

El equipo de “Hablemos Sin Tabúes” también ha ganado el concurso Ideatón 2020, organizado por el MIMP, la UTEC Ventures, el emprendimiento social Kunan, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial, donde se destacó su plataforma interactiva, articulada con instituciones especializadas, y con contenido hecho por jóvenes para jóvenes.

De acuerdo con el Currículo Nacional de Educación Básica, la ESI es el espacio sistemático de enseñanza y aprendizaje que promueve valores, conocimientos, actitudes y habilidades para la toma de decisiones conscientes y críticas con relación al cuidado del propio cuerpo, las relaciones interpersonales, el ejercicio de la sexualidad.

La ESI también toma en cuenta las particularidades de cada etapa de desarrollo y considera las dimensiones biológica-reproductiva, socio afectiva, ética y moral. Flavia señala que la ESI es un derecho humano, ya que “forma parte del derecho a la educación, y satisface otros como el derecho a la salud, a una vida libre de violencia, al libre desarrollo de la personalidad, entre otros. Además, ha sido reconocido como tal en el Caso Guzmán Albarracín y otras vs. Ecuador de la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

El joven talento recuerda el trabajo en colegios públicos y privados, y los distintos talleres que ha brindado. En este camino ha realizado un programa de intercambio en la Trier University of Applied Sciences (Alemania), y está próxima a realizar el Summer School de la Ludwig Maximilian University of Munich (Alemania). Además, es asistente de cátedra en la Clínica Jurídica de Trata de Personas y otras formas de explotación en la Facultad de Derecho de la PUCP, entre otras actividades. Asevera que su vida no sería igual sin el voluntariado.

“´Sin Tabúes´ me ha ayudado a desarrollarme integralmente. Es mi cable a tierra. Cuando estoy en los talleres, recuerdo mi propósito en la vida: transformar positivamente nuestras historias en la vida de otros jóvenes”. Flavia añora una sociedad más igualitaria y seguirá dando su tiempo y esfuerzo para lograrlo. “Los casos de violencia que detectamos en ´Sin Tabúes´ me impulsaron a especializarme en el derecho penal y los derechos humanos es mi vocación”, enfatiza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *