Reinician cirugías a niños con malformaciones torácicas suspendidas por la pandemia

Lima.- El Servicio de Cirugía de Tórax y Cardiovascular del Instituto Nacional de Salud del Niño, ubicado en Breña, retomó las operaciones a menores con malformaciones torácicas (nombre científico pectus excavatum y pectus carinatum), suspendidas al inicio de la pandemia del Covid-19, informó el cirujano cardiovascular, Dr. Alonso Palomino.

Según el especialista, existe un gran número de pacientes que necesitan tratamiento ortopédico o quirúrgico según la severidad del caso, ellos podrían estar sufriendo el estrechamiento de los órganos torácicos, además; aquellos operados años anteriores, requieren el retiro de la barra metálica colocada en el pecho. “Antes de la pandemia llegaban para consulta unos 500 pacientes, si bien no todos requerían de operación, llevaban un control médico”, agregó el galeno.

El pectus excavatum es una malformación congénita conocida como pecho hundido y se presenta cuando hay una depresión de los cartílagos costales del esternón generando hundimiento en el tórax; el caso contrario es el pectus cavinatum (sobresalido). La incidencia es uno de cada 400 a 600 nacidos vivos y la proporción de hombres a mujeres es cuatro a uno.

La malformación está asociada a problemas de escoliosis (pacientes que tienen afectado el tejido conectivo), y los síndromes de Marfan y Ehlers-Danlos. Existen casos donde el pecho está asimétrico (un lado del tórax salido y el otro hundido). En los primeros años de edad no se percibe pero con el crecimiento se vuelve visible, es  ahí cuando los adolescentes son objeto de bullying.

Signos y síntomas

En los casos más severos la enfermedad comprime los órganos torácicos desplazando al corazón, altera la respiración, aumenta la frecuencia de infecciones respiratorias, cansancio, y variaciones estructurales y funcionales. Para un buen diagnóstico es importante hacer una evaluación clínica, exámenes auxiliares (radiografía de tórax, tomografía, incluso pruebas de función respiratoria), y un ecocardiograma, con la finalidad de realizar un manejo integral del paciente.

Técnicas quirúrgicas

Se puede aplicar la operación abierta, conocida también como cirugía de Alabich, donde se realiza un corte a nivel del pecho, retirando los cartílagos costales y generando una nueva pared torácica. La otra cirugía mínimamente invasiva se denomina técnica de Nuss y es empleada con mayor frecuencia en el INSN. Consiste en dos incisiones pequeñas en las partes laterales del tórax donde se introduce una barra metálica que moldea el pecho del paciente. A través de una toracoscopia se observa el interior de la cavidad torácica y se introduce la barra entre el hueso del esternón y el corazón, luego se gira generando un levantamiento inmediato del esternón hundido. La barra permanece por el periodo de dos a tres años, luego se retira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.