Inti Raymi del Bicentenario unirá a todos los peruanos y al mundo

Cusco se prepara para vivir la Fiesta del Sol brillando para el mundo, el Inti Raymi del Bicentenario, que este año se realizará el jueves 24 de junio en el Complejo Arqueológico de Sacsayhuamán, sin la presencia del público, así lo informó el ministro de Cultura, Alejandro Neyra.

El titular del sector Cultura detalló que, debido a la pandemia del COVID-19, la tradicional celebración se realizará con un menor número de participantes en escena, pero manteniendo el mismo espíritu y los guiones de las ceremonias que se desarrollaban hasta el 2019.

“En esta oportunidad no podemos hacer una actividad de gran magnitud de forma presencial. Pero, demostrando que unidos podemos hacer grandes cosas, con un gran esfuerzo de varias instituciones como la Municipalidad Provincial del Cusco, a través de EMUFEC (Empresa Municipal de Festejos del Cusco), el Ministerio de Cultura, el Proyecto Especial Bicentenario y Promperú, vamos a organizar La Fiesta del Sol brillando para todo el mundo, el Inti Raymi del Bicentenario, en una versión reducida entre las personas que harán la escenificación, con un carácter simbólico. El Inti Raymi nos unirá a todos los peruanos y al mundo”, señaló el ministro.

El evento será transmitido a nivel nacional y al mundo entero, a través de la señal de TVPerú y las redes sociales del Ministerio de Cultura. “Será una transmisión especial y con un despliegue técnico importante, para llevar la carga de emoción que produce el Inti Raymi del Bicentenario, más en el contexto histórico que vivimos y lo importante de esta conmemoración en el Bicentenario de nuestra Independencia. La fiesta del Inti Raymi es de renovación espiritual, una señal que nos viene bien en estos momentos”, agregó.

Afirmó que “no vamos a contar con público, solo asistirán algunas autoridades, con todos los protocolos debidos. Vamos a hacer la transmisión para que los cusqueños y todo el mundo puedan verlo en casa, de manera excepcional”.

Neyra remarcó que, en la escenificación del Inti Raymi, estarán la mitad de participantes de antes, guardando todas las medidas de bioseguridad, para evitar cualquier riesgo de contagio entre los artistas y los cusqueños, además que la celebración principal se realizará al aire libre, en la explanada de Sacsayhuamán, con el ritual emblemático del Inca. “A través de los años, se ha mantenido esta fiesta emblemática del Cusco. La escenificación seguirá el mismo guion de siempre, con los artistas reconocidos. Será la fiesta del sol brillando para el mundo. Esto es muy simbólico en el año del Bicentenario, porque nos permitirá estar más unidos. La cultura y la diversidad nos une”, enfatizó.

Más adelante, el ministro de Cultura recordó la historia de la realización de esta ceremonia tradicional en el Cusco. “Tenemos que conocer nuestra tradiciones y costumbres. El Inti Raymi es una de las fiestas emblemáticas, donde se hacía la renovación de las tierras y era una época de unión de los incas. Los representantes de los cuatro suyos llegaban al Cusco para entregar ofrendas al Inca. A partir de ello, se hacía la renovación de las tierras y la renovación espiritual”, expresó.

La festividad este año se realizará en los tres emplazamientos tradicionales: El templo del Qoricancha, la Plaza de Armas del Cusco y el Complejo Arqueológico de Sacsayhuamán.

Neyra señaló que la escenificación se inició en 1944, cuando un grupo de antropólogos y académicos cusqueños, decidieron dedicar un día para el Cusco, rememorando las festividades que describían en sus crónicas, Guamán Poma de Ayala, el Inca Garcilaso de la Vega. “Estas festividades fueron consideradas por los españoles como sacrílegas y las prohibieron. De manera secreta continuaron algunos. Nuestra cultura es rica y diversa, por eso que se recreó esta festividad estando al frente, Humberto Vidal y Faustino Espinoza, quien fue el primer Inca del Inti Raymi actual. Se mantiene esta tradición”, añadió.

Sobre el Inti Raymi

Comenzó como una tradición religioso-cultural, que se celebraba cada solsticio de invierno (21 de junio) en honor al Sol, para que este no se alejara. Seis siglos después, se convirtió en una ceremonia de interés turístico y cultural.

En 1943 un grupo de intelectuales del Instituto Americano de Arte, liderado por el historiador Humberto Vidal Unda, ideó instituir un día festivo para el Cusco. En ese entonces, el Día del Indio se celebraba el 24 de junio, cercano al solsticio de invierno. El 8 de enero de 1944 se acordó celebrar cada 24 de junio, el Día del Cusco y la reinserción para la cultura universal de una de las más grandes fiestas del imperio incaico: el Inti Raymi.

Así, el 24 de junio de 1944 se escenificó por primera vez la evocación del Inti Raymi —el séquito fue integrado por soldados— en la fortaleza de Sacsayhuamán y tuvo como invitado de honor al presidente de la República, Manuel Prado Ugarteche. El quechuista Faustino Espinoza Navarro, quien dio vida al primer inca Pachacútec, se encargó de escribir el guion inicial de la escenificación del Inti Raymi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.