Minsa plantea fortalecer vacunación, gestión hospitalaria y manejo de recursos humanos en Arequipa frente a la COVID-19

El viceministro de Prestaciones y Aseguramiento en Salud, Bernardo Ostos, junto a un equipo técnico del Minsa, presentó hoy el plan de intervención en Arequipa, en el que se destaca el fortalecimiento de la vacunación contra la COVID-19, la disponibilidad de los recursos humanos y la gestión hospitalaria, con la finalidad de mitigar los efectos de la pandemia y reforzar los servicios sanitarios en esta región.

El funcionario sostuvo que en el primer nivel de atención, además de identificar la necesidad de recursos humanos, el Minsa facilitará la contratación de personal para ampliar la vacunación contra la COVID-19, bajo la modalidad Contrato Administrativo de Servicios (CAS) y en el marco del Decreto de Urgencia Nº 051-2021.

«El presupuesto está siendo transferido y va a permitir, en primer lugar, contratar brigadas fijas. Es decir, se tendrá personal a dedicación exclusiva para vacunar a la población. A su vez, se asignarán recursos para contratar turnos y así completar aquellos espacios de horas de vacunación que se requieren y son necesarios los sábados y domingos», precisó.

En ese sentido, planteó cerrar la brecha de vacunación contra la COVID-19, poniendo énfasis en la población vulnerable. «Se dotarán 45 000 vacunas adicionales esta semana, para garantizar la vacunación de la población mayor de 60 años en zonas urbanas y rurales», indicó.

A nivel hospitalario, Ostos Jara remarcó que especialistas en medicina intensiva se sumarán a los 20 profesionales de salud, entre médicos y enfermeros, que arribaron a la región y redoblarán esfuerzos en la atención de los pacientes afectados por la COVID-19. «Sabemos que la situación es crítica y vamos a usar todas las herramientas que tenemos para que sea permanente si así lo requiere la región», puntualizó.

Agregó que se incrementará el tamizaje masivo con pruebas moleculares, especialmente en las provincias de Caravelí, Castilla, Caylloma, Arequipa e Islay, donde la transmisibilidad es alta, así como la tasa de contagios y fallecidos.

«Esto es importante porque si sabemos que un caso positivo tiene 30 contactos directos, debemos tener una cobertura para impactar por lo menos al 40% de esos contactos», dijo Ostos, tras resaltar la importancia del trabajo conjunto con las autoridades regionales.

Finalmente, añadió que otro de los objetivos claves en la lucha contra el coronavirus en la región sureña es fortalecer la disponibilidad de suministros estratégicos como el oxígeno medicinal tanto en el primer nivel como en hospitales, para lo cual se evaluarán las plantas de oxígeno y sistemas de distribución disponibles, se capacitará al personal y se entregarán dos tanques criogénicos y equipos de alto flujo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *