Estructura de empresas familiares permitió adaptarse ante la crisis del COVID-19

Lima.- Un nuevo informe del Consorcio Global del Proyecto STEP y KPMG Private Enterprise ha demostrado cómo la estructura única de las empresas familiares las ha empoderado para responder al impacto de COVID-19. El estudio descubrió que la participación de la familia y su mentalidad de largo plazo les ha permitido demostrar resiliencia frente a la pandemia, colocándolas en un rol clave en la recuperación económica.  

El informe, titulado “Mastering a comeback: How family businesses are triumphing over COVID-19” , incluye las percepciones y respuestas de casi 2500 empresas familiares y más de 500 empresas no familiares, revelando las tres principales estrategias utilizadas por éstas para abordar el impacto de COVID-19:

  • Ejercitar la paciencia: Las empresas familiares se concentran en proteger sus planes de sucesión y el futuro a largo plazo. Esta mentalidad les ha permitido apalancar su paciencia, que es uno de sus capitales más importantes, para comprender el impacto de COVID-19 en sus negocios y en sus industrias, con en el objetivo de adoptar planes a largo plazo, en lugar de simplemente mitigar el impacto de corto plazo de la pandemia.
  • Responsabilidad social: Las empresas familiares tomaron medidas para abordar el impacto de la pandemia, no solo en relación a su familia y negocio, sino también en lo que respecta al bienestar de la sociedad y las necesidades de todas las partes interesadas, incluyendo a los empleados, clientes, proveedores y comunidades locales.
  • Transformación de la empresa: Se descubrió que las empresas familiares eran 42% más propensas a implementar estrategias de transformación que las empresas no familiares durante la pandemia. Las empresas familiares de múltiples generaciones son 45% más propensas de implementar una estrategia de transformación que las firmas de una sola generación.

Andrea Calabró, Director Académico Global del Consorcio Global del Proyecto STEP comentó: “Uno de los diferenciadores clave entre las empresas familiares, está en cómo definen el éxito. Mientras las ganancias y los dividendos son variables financieras muy importantes, el éxito en las empresas familiares se define tanto para los objetivos financieros como no financieros, como pueden ser el control, la sucesión transgeneracional, el capital social, la conexión emocional con la firma y la reputación. Estos objetivos no financieros (socioemocionales) son lo suficientemente importantes en las firmas familiares como para tener un impacto directo en la toma de decisiones y en cómo miden el éxito. También explica por qué, después de tomar medidas inmediatas para amortiguar el impacto financiero de COVID-19, las familias dirigieron su atención a las estrategias de largo plazo, con el objetivo de mantener su propósito y los valores no económicos”.

Algunos resultados de la encuesta para América del Sur:

Asimismo, KPMG en América del Sur elaboró un informe regional con las respuestas ofrecidas por los 305 líderes de empresas familiares que participaron de este estudio. El estudio, llamado “Las Empresas familiares de América del Sur frente al COVID-19”, busca extender los hallazgos globales resaltando el impacto de la crisis sanitaria en esta región. En este sentido, Edgar Vera, líder de Private Enterprise de KPMG en Perú, comentó “El estudio realizado con la participación de diversas empresas familiares a nivel global, nos brinda una fuente de información valiosa que nos permite conocer las acciones adoptadas para mitigar el impacto de la pandemia en los negocios, así como las estrategias adoptadas para resistir la crisis, reinventarse y adaptarse a la nueva realidad. En el caso de Perú, al igual que en otras regiones, la pandemia aceleró muchas de las decisiones que las empresas familiares venían evalúan como son el lanzamiento de nuevos productos, uso de diversos canales de distribución, tecnología, liderazgo familiar o no en la compañía entre otros”.

Algunos hallazgos principales del informe global y regional:

  • El 69% del total de las empresas familiares que participaron de la encuesta informaron que COVID-19 resultó en una disminución de los ingresos. Asimismo, un 9% informó un aumento de los mismos debido a las acciones que tomaron para impulsar su negocio, y el 22% restante informó que sus ingresos no sufrieron cambios. En América del Sur, en tanto, el 68% de las empresas familiares que participaron de este encuesta aseguraron, como era de esperar, que sus ingresos se vieron afectados por la crisis sanitaria.
  • Hubo una reducción de la fuerza laboral del 8,56% entre las empresas familiares a nivel mundial, en comparación con una reducción del 10,24% en las empresas no familiares. En América del Sur, el golpe fue más duro: -10,32%
  • Mientras en el agregado la encuesta reveló que un 41% de las empresas familiares decidió tomar medidas que apuntaron a reducir o eliminar los costos operativos y las inversiones, otro 36% optó por reducir los costos laborales mediante la reubicación de su fuerza laboral al trabajo remoto. Por el lado de América del Sur, las empresas familiares no innovaron sustancialmente en este aspecto, desde que un 41% de las mismas buscó enfrentar el impacto de la crisis sanitaria principalmente mediante la reducción o eliminación de los costos operativos y las inversiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *