El agua en las microcuencas, una apuesta por la agricultura familiar y la resiliencia climática

El Embajador de Suiza en el Perú, Markus-Alexander Antonietti, y el Jefe de Cooperación de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación COSUDE, Martin Jaggi, visitaron la sede de Foncodes en la ciudad del Cusco, con el objetivo de conocer los detalles de la intervención del proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai en esta región, y las perspectivas en torno a la gestión territorial del agua con enfoque de siembra y cosecha para la agricultura familiar.

El diplomático suizo destacó los esfuerzos e iniciativas de instituciones del Estado peruano, entre ellas Foncodes, de adaptarse a los diversos cambios y dar respuestas innovadoras que contribuyan a la continuidad y sostenibilidad del trabajo en favor de las familias rurales peruanas.

Por su parte, el director de COSUDE igualmente resaltó la importancia que tiene Haku Wiñay/Noa Jayatai como un proyecto ya consolidado y que aporta a la reducción de la pobreza, con inversión pública en el fortalecimiento de capacidades productivas de las familias, y que además puede brindar valiosa información para el monitoreo y reporte de la adaptación al cambio climático en cumplimiento a los compromisos climáticos del país.

El Jefe de la Unidad Territorial Foncodes Cusco, Pedro Romero, y el especialista en riego, Antonio Castro, explicaron a los visitantes que entre los años 2013 – 2020 en la región Cusco se incorporaron a Haku Wiñay más de 19,000 hogares usuarios, los cuales trabajan en 150 proyectos productivos, con una inversión de más de S/ 95 millones, principalmente en activos productivos y asistencia técnica a cargo de técnicos locales y yachachiq.

La reunión se realizó en el marco del proyecto regional Andes Resilientes que forma parte del Programa Global de Cambio Climático y Medio Ambiente de la Cooperación Suiza – COSUDE. La iniciativa es apoyada por el consorcio Helvetas Swiss Intercooperation-Fundación Avina, en alianza con Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible-IISD y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). Su primera fase se ejecutará entre mayo 2020 a abril 2024.

Haku Wiñay es un proyecto de fortalecimiento de capacidades productivas que trabaja con poblaciones rurales en condiciones de pobreza y pobreza extrema y agricultura familiar. A través de la asistencia técnica y la promoción de tecnologías productivas tales como el riego tecnificado, los abonos orgánicos, la crianza de animales menores, los biohuertos, las cocinas mejoradas, el manejo de pastos, entre otros; así como la promoción de pequeños negocios rurales y el fortalecimiento de capacidades financieras, contribuye a la inclusión de estas familias a economías locales.

En total son 25 Unidades Territoriales del Foncodes a nivel nacional las que gestionan a través de Núcleos Ejecutores Centrales el proyecto Haku Wiñay conformados por 400 familias cada uno para fortalecer sus capacidades e implementar diversas tecnologías de acuerdo con las realidades locales y bajo enfoque intercultural.

Siendo el agua un recurso vital para el desarrollo rural y la agricultura familiar, Foncodes en alianza estratégica con Andes Resilientes trabajan para fortalecer el accionar de Haku Wiñay, en el contexto del cambio climático que afecta ahora y para el futuro la disponibilidad del agua para la agricultura familiar. Ante ello, se plantea un enfoque territorial a nivel de microcuencas, subcuencas y cuencas, el uso de modelos hidrológicos para conocer y gestionar los impactos del cambio climático en la oferta hídrica, el fortalecimiento de capacidades de las familias usuarias, y la formación de líderes en la gestión integral del agua.

Actualmente, Foncodesse encuentra elaborando un conjunto de herramientas técnicas para la gestión de los recursos hídricos en zonas andinas, con enfoque territorial (microcuenca) y de siembra y cosecha de agua. Ello permitirá una gestión del agua más cercana a las familias, contribuyendo a su disponibilidad actual y futura para los diversos usos, entendiendo al agua como un elemento articulador y condición para el desarrollo rural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *