MITO STUDIO extiende su llegada a Nueva York con el fin de seguir promoviendo la industria textil peruana a nivel global

Lima.- La tradición textil peruana se remonta a hace más de 5000 años, desde que sus etnias indígenas desarrollaban productos de la más alta calidad, resultando en piezas artesanales que se pueden apreciar hasta el día de hoy. A lo largo del tiempo, la industria textil en el Perú fue adquiriendo un importante peso para el soporte del país, generando gran cantidad de empleos en toda la cadena productiva, ayudando así a sostener la economía y contribuyendo a su vez en mejorar la calidad de vida de la población.

En los últimos años, la producción de textiles y confecciones en el Perú ha mostrado un gran crecimiento en el mercado internacional, el cual ha estado basado en ventajas competitivas como la alta calidad y prestigio de las fibras peruanas, además del alto nivel de integración del sector a lo largo del proceso productivo y la creatividad de diversas marcas peruanas. Es aquí donde ingresa el papel de muchos diseñadores, artistas y artesanos; quienes han conseguido que la actividad exportadora se haya desarrollado, habiendo llegado a obtener cifras que superaron los 1.403 millones de dólares en el 2020.

¿Pero qué le hace falta a este rubro para seguir creciendo de forma adecuada? A pesar de estas cifras alentadoras, gran parte de la industria textil del país aún no tiene en consideración al desarrollo sostenible como parte primordial en sus procesos de producción, a diferencia del mercado internacional que ya lo tiene bastante presente. A raíz de esta problemática, surgen soluciones como MITO STUDIO, una plataforma de diseño multidisciplinario que nace como un concepto atemporal de enfoque sostenible.

La iniciativa busca impulsar la industria textil peruana a través del diseño, basándose en mitos del imaginario popular andino. Sus artífices consideran que, a pesar de que el Perú tenga la suerte de tener la cadena textil completa –siendo productores de materia prima, expertos productores y confeccionistas–, aún se necesita impulsar de forma sostenible la industria textil peruana principalmente por el producto terminado y no solo por la materia prima.

Por ende, MITO STUDIO juega un papel muy importante en la promoción de la industria textil peruana en el exterior, adaptándose a nuevos nichos de mercado. Y es que, el colectivo trabaja en colaboración con diversos artistas, artesanos, diseñadores y marcas expertas en su rubro, ayudándolos a probar mercados fuera del Perú de manera colectiva. Ofrecen una propuesta atemporal en formato pop-up o en exhibiciones

de arte, ubicadas en ciudades y barrios que permiten una oportunidad de interacción directa con el público objetivo.

Este último factor es muy importante para las firmas emergentes que son parte de MITO STUDIO, debido a que el colectivo les ofrece una propuesta segura para empezar a probar mercados y tener feedback directo de los consumidores. Lo que les permite tener una respuesta rápida como marca, manejar un stock limitado y controlar su nivel de inversión, con el fin de tener una estrategia de crecimiento sostenible a largo plazo.

Ante el contexto actual de la pandemia, los creadores detrás de MITO STUDIO aseguran que la relevancia de su plataforma recae en que representa una esperanza y oportunidad a seguir creando con una visión sostenible e innovadora que responde activamente a la coyuntura actual. “Lo que hace falta para incrementar la competitividad en la industria es dar soporte a toda la cadena productiva y el fomento del crecimiento de las PYMES, mediante el apoyo económico y de capacitación especializada, aspectos que realizamos en MITO con nuestros diseñadores y marcas”, aseguran.

La OMC reportó que para el año 2021, el mercado de los textiles alcanzará cifras de los 961 billones de dólares, un 12% màs que la cifra de 2018. Crecimiento que reflejará un mejor panorama para esta industria en general. Por ello, MITO STUDIO continuará contribuyendo a este desarrollo de forma sostenible en la industria textil peruana a través de sus siguientes pasos. El primero de ellos recae en impulsar la sostenibilidad a través de la cadena de suministro de las marcas que participen del colectivo. Incentivando a que el consumidor esté interesado en la historia de los productos que adquiere, conectando con diferentes realidades y experiencias, mientras que realiza una compra que utiliza sus recursos eficientemente.

MITO STUDIO toma lugar en el Hotel Selina de Chelsea, Nueva York hasta mediados de junio y en The Canvas – Bowery hasta el mes de agosto. El hecho de crear una alianza con Selina no es por mera casualidad. MITO STUDIO busca crear valor compartido para todas las partes involucradas en el negocio. Por ende, Patrick Duffy, fundador de Global Fashion Exchange y uno de los principales aliados de MITO STUDIO; afirma que uno de los objetivos principales del colectivo es crear comunidad y profundizar las relaciones con los artesanos y las comunidades indígenas en Perú.

“El enfoque de la asociación Mito x Selina es cruzar industrias de polinización mientras se crea contenido atractivo e impactante que resultará en la captación de nuevos clientes privados y comerciales para las comunidades que producen en Perú. Con la presencia global de Selina y su comunidad, junto con la artesanía y la integridad de los productos MITO, esperamos aprovechar estos valiosos activos y crear un impacto positivo para todos”, explica Duffy.

Sobre MITO STUDIO:

MITO STUDIO es una plataforma de diseño multidisciplinario en colaboración con artistas, artesanos y diseñadores. Nació como un concepto atemporal de enfoque sostenible; que busca promover la

cultura peruana a través del diseño inspirado en los mitos del imaginario popular peruano. Mitos que se eligen en función de un tema relevante a nivel social y/o ambiental, y con los que se busca una reflexión tanto del creador como del público. El propósito de la plataforma es servir como escaparate de la cultura, creatividad e identidad textil peruana; con el fin de promover insumos naturales, diseño y experiencias, aumentando la competitividad de estas disciplinas sin perder su identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *