La proteína: un macronutriente prioritario para el crecimiento de tu hijo

Desde la infancia y durante la adolescencia, los niños necesitan proteína para apoyar su crecimiento, desarrollo y la salud de su sistema inmune. Pero, investigaciones muestran que las necesidades de proteínas de muchos niños no se satisfacen de manera correcta. De hecho, uno de cada siete niños en edad escolar no alcanza los objetivos de proteínas diarios recomendados[i].

A continuación, la Dra. María Isabel Vera, Gerente Médico en Abbott, te comparte información para saber si tu hijo está obteniendo suficientes proteínas, así como algunos consejos sobre la forma en la que puedes agregar más proteínas a su dieta y por qué este macronutriente es esencial para su crecimiento físico y su salud inmune.

¿Cuál es el rol de la proteína en el desarrollo de los niños?

La proteína conforma todas las estructuras de nuestro cuerpo[ii], por ello tiene un rol crucial para el desarrollo de los niños. En un nivel básico, es clave porque funciona como materia prima para la construcción de tejidos como los músculos, la piel o los huesos. Además, forma a los anticuerpos (inmunoglobulinas) que protegen el cuerpo contra las enfermedades, ayudando a mantener fuerte el sistema inmune de tus hijos.

¿Qué sucede cuando los niños no consumen suficiente proteína?

La infancia es un periodo de crecimiento exponencial. Para apoyar este rápido crecimiento y desarrollo, los niños necesitan más proteínas por kilogramo de peso corporal que en cualquier otro momento de sus vidas.

Si no estás segura sobre las necesidades de proteína que requiere tu hijo, la Academia Nacional de Ciencias recomienda[iii]:

· Los niños de 1 a 3 años deben consumir al menos 13 gramos al día.

· Los niños de 4 a 8 años deben consumir al menos 19 gramos al día.

· Los niños de 9 a 13 años deben consumir al menos 34 gramos al día.

¿Cómo puedes saber si tu hijo está consumiendo la cantidad correcta de proteína?

Cuando los niños tienen falta de proteínas, pueden experimentar fatiga, poca concentración, retraso en el crecimiento, dolor de huesos, articulaciones o dificultad para combatir infecciones. Varios factores dificultan que los niños consuman suficientes proteínas, incluida la falta de apetito, las dificultades para alimentarse o si el niño es melindroso a la hora de comer.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de asegurarte de que tu hijo obtenga la cantidad correcta de este nutriente tan importante? Lo primero es lo primero, querrás revisar su dieta junto al pediatra o nutricionista para llevar un plan regular de alimentación.

¿Cómo incluir proteína en la dieta de tu hijo?

Las fuentes de proteína más completas se encuentran en carnes rojas, aves, pescado, leche, yogurt, queso, huevos, tofu y otros productos de fuente vegetal que no tienen la misma calidad de proteínas; pero también son una fuente de ellas. Estos alimentos apoyan el crecimiento, un sistema inmune saludable y muchas otras funciones críticas del cuerpo.

Ofrecer alimentos ricos en proteínas en cada comida y refrigerio puede ayudar a garantizar que tu hijo consuma la cantidad necesaria. Idealmente, tus hijos obtendrán todas las proteínas que necesitan de una dieta sana y equilibrada. Pero, como cualquier padre sabe, los niños no siempre comen lo que uno les ofrece.

¿Cómo algunos productos nutricionales pueden ayudar a los niños a obtener suficiente proteína?

Cuando los niños presentan un retraso en el crecimiento y no consumen suficientes proteínas, te recomendamos que te acerques a su pediatra o nutricionista, quienes podrán recomendarte y guiarte en su alimentación diaria. Si es necesario, ellos te recomendarán que complementes su alimentación con productos de nutrición oral que ayudarán en el crecimiento de tu hijo y le brindarán otros nutrientes clave para apoyar a fortalecer su sistema inmune.

Puedes darle a tu hijo estos productos especializados o productos que complementen su alimentación durante el desayuno, como snack o durante la cena. Algunos de ellos contienen 7 gramos de proteína por porción y 27 vitaminas y minerales esenciales, los cuales ayudarán a cubrir las deficiencias nutricionales que podrían existir en la alimentación de tu pequeño.

Si te preocupa que tu hijo tenga un retraso en el crecimiento y no consume suficientes proteínas para un crecimiento óptimo, considera comunicarte con su pediatra, quien puede sugerir opciones para agregar proteínas a la dieta del niño, también pueden visitar un nutricionista para obtener más orientación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *