CASO ALTO HORNO: SIDERPERU incumple contrato pactado con el Estado

Chimbote.- El Sindicato de Empleados de SIDERPERU alza su voz de protesta una vez más. Pero en esta oportunidad no es por un laudo arbitral, sino por algo que atañe mucho a la producción y venta nacional. Además de afectar en gran medida a la región Ancash, tanto en de producción y economía regional. Esto es debido a un mal actuar de la empresa siderúrgica brasileña GERDAU.

Para esto tenemos que ir por el principio y los lectores logren entender la magnitud y gravedad del hecho que se suscita y por el cual el sindicato de empleados alza su voz en defensa de sus derechos laborales y el bienestar de la producción nacional, para beneficio de todos los peruanos.

Como bien sabemos, SIDERPERU es una empresa de fabricación del acero, las más importante y de amplia trayectoria en la historia del Perú, que pasó a ser puesta a la venta en 1996 y fue adquirida por la siderúrgica SIDERCORP por 196 millones de dólares. Esta venta fue muy cuestionada por ser una empresa estratégica para la industrialización del país. El excongresista Javier Diez Canseco en un amplio informe de fecha 14 de junio del 2002, concluye: “se deben coordinar las acciones para la realización de una auditoría integral hecha por los organismos del Estado, que permitan verificar la inexistencia de incumplimiento en los compromisos de inversión y/o cláusulas del contrato de compraventa de acciones que impiden poner en garantía para financiamientos de activos de Siderperu.

Diez años más tarde, SIDERPERU es adquirida por la empresa brasileña GERDAU, por aproximadamente 60 millones de dólares. En el llamado “EL LIBRO BLANCO» que ProInversión entregó al sindicato a través de la excongresista María Elena Foronda, en uno de los cuadernillos se aprecia de una venta parcializada a favor de Corporación Gerdau, desplazando así a Aceros Arequipa, empresa nacional que también estaba interesada en comprar a SIDERPERU. El Sr. Jorge León Ballen director de ProInversión en ese entonces adecuó los requisitos de las bases para su venta con barreras imposibles a la participación de Aceros Arequipa. La venta fue muy objetada y el periodista Juan de la Piedra obtuvo esa información de dicho expediente judicial N° 14476-2006-0-1801-JR-CI-18, el cual desplazó a la competidora Aceros Arequipa. Durante el gobierno de Alejandro Toledo, su ministro de ese entonces, Pedro Pablo Kuczynski, fue accionista de DIACO, subsidiaria de GERDAU en Colombia, y fue el quien intercedió en su compra.

Sin embargo, el contrato de compra venta especificaría mantener operativo el Alto Horno de SIDERPERU y mantener la fuerza laboral vigente. A pesar de estar estipulado estos requisitos en el contrato, estos no fueron del todo cumplidos por la empresa brasileña. De esta manera, en octubre del 2008 se inició la paralización del Alto Horno, comenzando una disminución de personal progresiva.

Cabe mencionar que la producción total del Alto Horno, antes de su paralización fue de 424 mil toneladas métricas anuales.

No obstante, la paralización del Alto Horno a la fecha continua con una producción total de cero. Ante este hecho, GERDAU dijo que la paralización se debía al mantenimiento de la maquinaria y que volvería a funcionar. Pero no ocurrió como se tenía previsto, por lo tanto, la empresa siderúrgica argumentó en 2010… “que se reiniciaría cuando se logre abastecimiento continuo de materia prima y a precio competitivo…”.

Asimismo, en el 2010 GERDAU también realizó la paralización de 02 hornos eléctricos antiguos, siendo reemplazados por uno nuevo. A pesar de ello, en el transcurso del 2010 al 2019 la producción con un horno eléctrico nuevo fue de aproximadamente 300 mil toneladas anuales. Sin embargo, esto conllevo a la importación de aproximadamente 450 mil toneladas métricas al año al Perú, desde las unidades que tiene GERDAU en Brasil y otros países del mundo.

De esta manera, GERDAU estaría incumpliendo el contrato que realizó con el estado específicamente en la cláusula 8, inciso B, por el que Gerdau apagó el Alto Horno del complejo siderúrgico. La empresa brasileña primero argumentó “para realizar su mantenimiento”. Posteriormente, con el aval de PROINVERSION y la auditora Price Watherhouse (PwC) que pagó GERDAU manifestó, que no estaban dadas las condiciones y que reiniciará sus actividades cuando se logre el abastecimiento continuo de materia prima y a precios competitivos.

Gerdau ratifica que no entra en funcionamiento el Alto Horno

En setiembre 2010, el Gerente General de SIDERPERU, el señor HERMAN VON MULLENBRUCK, en la ceremonia de inauguración del Sistema de Captación de Humos del nuevo Horno Eléctrico,

ante cerca de dos centenares de invitados –entre ellos el ministro del Ambiente- dijo que “para el Alto Horno no hay fecha de arranque”.

Esta afirmación cayó como un baldazo de agua fría sobre el ánimo de los siderúrgicos y del pueblo de Chimbote, cuyos principales voceros, así como el periodismo local, las congresistas Helvezia Balta y Nena Escalante, y la alcaldesa provincial, entre otras autoridades, expresaron duras críticas a la corporación brasileña Gerdau, y exigieron al gobierno el estricto cumplimiento del contrato para que el Alto Horno vuelva a producir y acabe el clima de inestabilidad laboral entre los siderúrgicos y se repotencie el complejo siderúrgico como fue el ofrecimiento de los hermanos Gerdau.

Cabe recordar, que hasta el mismo presidente de la República, los primeros días de setiembre del año 2010, hizo un duro cuestionamiento a Gerdau y le exigió a su propietario el cumplimiento de la promesa que le hiciera en Palacio de Gobierno para “incrementar la inversión al orden de los 1,400 millones de dólares americanos, PARA ELEVAR LA PRODUCCIÓN DE ACERO A UN MILLÓN Y MEDIO DE TONELADAS, en una primera etapa, para llegar a LA META FINAL ESTIMADA EN TRES MILLONES DE TONELADAS ANUALES de acero”.

PwC emite informe parcializado

Asimismo, con la finalidad de minimizar las denuncias en su contra, SIDERPERÙ-Gerdau hizo público los informes de la Empresa Auditoria Internacional Price Waterhouse Cooper. Sin embargo, dichos informes no llegan a aclarar los puntos fundamentales, puesto que GERDAU no invirtió en activos fijos para el aumento de la producción, catalogó el Horno Eléctrico como un activo superior al Alto Horno y por último con la paralización del Alto Horno la producción del mismo es de cero y no es del complejo siderúrgico.

Sindicato cuestiona informe

Con el informe de GERDAU realizado por PwC, la siderúrgica brasileña intentaba Rebajar el monto del Fondo de Garantía de Fiel incumpliendo, la Cláusula Décima del contrato de compra-venta, que se establece por un monto de US$ 30 millones Dólares y que gracias a este informe fue rebajado a US$ 15 millones de dólares.

Incluso, el informe hace que el contrato de compra-venta de las acciones de SIDERPERU se incumpla, ayudando a GERDAU a aplicar su plan al 2022 y convertir a SIDERPERU en una comercializadora, con una política de reducción de personal, NO INVERTIR EN ACTIVOS FIJOS PARA REPOTENCIAR EL COMPLEJO SIDERURGICO e incidir a Chimbote en la crisis económica y falta de empleo.

No obstante, este informe de PwC ha sido muy cuestionado por los sindicatos siderúrgicos en todas las gestiones, por las autoridades de Chimbote, e incluso candidatos al gobierno quienes asumieron la defensa de la empresa emblemática de Chimbote. Por ello, han llegado a las altas instancias del gobierno y del congreso sin solución y han agotado todas sus gestiones. Es así, que solicitan la revisión del contrato compra-venta para su renacionalización. 

GERDAU con plan de reducción de personal continua

Con la paralización del Alto Horno hizo que comenzara la reducción continua del personal en los años 2010, 2011, 2012 y 2014, así como en el 2016 GERDAU despidió a 180 trabajadores, pero con demandas se logró la reposición de 80 trabajadores.

No obstante, al 2017 fueron 987 trabajadores, al 2018 y al 2020, la empresa continúa en la reducción de personal con ofertas de retiros voluntarios, sin una política laboral industrial de Gerdau, para repotenciar la industria siderúrgica.

Estos objetivos trazados por GERDAU han logrado la Destrucción del aparato productivo. Activos fijos dados de baja por más de 300 millones de soles. Además, las plantas han quedado sin uso, como las Plantas de Planos, Hojalata, Planta Fundición, (total más de 33 áreas). Solamente se ha dejado la estructura externa de las plantas. Además, de la venta de 42% de acciones de Siderperú-Gerdau a Gerdau Chile Inversiones y Venta del Muelle Nº 3 de su propiedad en alianza con capital chileno cambiar de rubro y repotenciar su importación de productos siderúrgicos.

A su vez, el sindicato realizó la consulta a PROINVERSION, respecto al Muelle Nº 3, si ¿SIDERPERU vendió dicho muelle a GERDAU? Ante esta interrogante, la institución respondió que se encuentra concesionado. Sin embargo, en el contrato y memorias de SIDERPERU, especifican que el muelle propio de Gerdau solo puede ser concesionado al sector privado y no cedido en venta, como es el caso del muelle Nº 3.

Mientras tanto, el sindicato de empleados de SIDERPERU solicitó ayuda de las autoridades competentes, recurriendo en diferentes oportunidades a las comisiones del congreso, con la finalidad de lograr resolver el problema, que afecta a la producción nacional del acero, y que además se vulneran los derechos laborales del trabajador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *