Mitos sobre la lactancia materna

Dar de lactar es un proceso que requiere de mucha paciencia por lo que es importante que aquellas mujeres que quieren o están a punto de ser madres, conozcan un poco más sobre el proceso de lactancia y la importancia que tiene para el recién nacido y para ella. Al respecto, a través del Programa de Maternidad de Pacífico, la Dra. Gabriela Silva, ginecóloga y obstetra de SANNA \ Clínica San Borja, responde las principales dudas.

¿Qué hago si no puedo dar de lactar?

Aunque los bebés nacen con reflejos que les ayudan a succionar de manera casi automática la leche materna, al inicio, la lactancia puede ser complicada, por lo que requiere del trabajo conjunto entre mamá y bebé. “La psicoprofilaxis ayuda mucho durante el embarazo y existen programas enfocados en maternidad que brindan estas sesiones”, comenta la Dra. Gabriela Silva. “Entre otros beneficios, la psicoprofilaxis ayuda a facilitar el proceso de lactancia mediante ejercicios de estimulación simples y con información adecuada para conocer la mejor forma de dar de lactar al bebé”.

¿Mi alimentación influye en la calidad de la leche materna?

Durante el embarazo y post parto es importante que las madres tengan un plan de alimentación que les permita cubrir sus requerimientos nutricionales y trabajar principalmente las deficiencias de hierro que puedan presentarse debido a los cambios en su cuerpo. “No tienes que tomar leche para tener leche, pero sí debes mantenerte bien hidratada”, explica la especialista.

¿Es normal que me duela dar de lactar?

Dar de lactar no debe doler, aunque puede haber sensibilidad en el pezón, especialmente al inicio. “De presentarse dolor, es importante consultar con el médico rápidamente para evitar llegar a tener heridas, por ejemplo. En estos casos el especialista podría recetar cremas para aliviar esas molestias”. explica la Dra. Gabriela Silva.

¿Cuáles son los beneficios para el bebé?

La leche materna tiene múltiples beneficios para el desarrollo temprano de los niños, contiene anticuerpos que protegen al niño de enfermedades como la diarrea y la neumonía, además de otros beneficios como favorecer el desarrollo de la boca, dientes y maxilares del recién nacido. un mejor desarrollo del lenguaje, protección contra las alergias, el asma y a largo plazo contra enfermedades cardiovasculares como la hipertensión e infartos.

¿La lactancia tiene beneficios para la madre?

Desde luego. La producción de oxitocina, una hormona que se produce durante la succión, inmediatamente después del parto, actúa también sobre el útero, logrando disminuir el sangrado y ayudando a que este recupere su tamaño regular. Además, ayuda a proteger contra el cáncer de mama y el cáncer de ovario y establece el apego entre madre e hijo, formando un importante lazo entre ellos.

Es importante estar en contacto con el médico de confianza para resolver cualquier duda durante esta etapa. Asimismo, es útil contar con un seguro de salud, plan EPS o beneficios complementarios que acompañen a la madre durante todo el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *