Sector textil con oportunidades comerciales en Bélgica y Suecia

Lima.- Sin bien la crisis sanitaria generada por el coronavirus viene afectando a un gran porcentaje del consumo global, la nueva normalidad ha establecido algunas costumbres que pueden favorecer a algunas actividades productivas. Es el caso de las prendas de vestir para estar en casa, cuya mayor demanda se viene dando porque las personas pasan más tiempo en su hogar debido a la pandemia.

Para identificar esas oportunidades, se realizó un convenio entre la Asociación de Exportadores (ADEX), los Centros Académicos de ADEX (Ceadex) y el Ministerio de Relaciones Exteriores (RR.EE.), que permitió la capacitación en inteligencia comercial a funcionarios de las embajadas de Perú en el exterior, quienes realizaron estudios de mercado a productos peruanos con potencial en destinos internacionales.

Prendas de dormir
Los pijamas de punto de algodón para niñas y mujeres tienen buenas expectativas en Bélgica, al ubicarse en el puesto 10 entre los que más importan este producto, con compras anuales de US$ 43 millones 300 mil, informó el primer secretario del Servicio Diplomático de la República del Perú en ese país, Gino Figueroa.

“Existe una tendencia actual de bienestar, que no solo comprende la alimentación y el deporte, también incluye la comodidad y el poder descansar. Bélgica, al ser un país de renta alta, privilegia la calidad del producto, antes de precio. En esa línea, la presentación del producto o packaging, debe ser tomado en consideración”, manifestó.

El informe señala que el año 2020, en plena crisis sanitaria, los envíos peruanos de estos bienes al mundo alcanzaron un valor FOB de US$ 21 millones 721 mil, presentando una recuperación respecto al 2019 (US$ 20 millones 025 mil). Estas cifras se explican por un incremento en el precio promedio de estas prendas.

Ropa para bebés
Respecto a las prendas y accesorios de algodón, de punto, para bebés; la primera secretaria del Servicio Diplomático de la República del Perú en Suecia, Alejandra Paz, destacó que los potenciales compradores de estos productos buscan sostenibilidad y seguridad.

“Los padres suecos, los tomadores de decisión, están muy preocupados por la presencia de materiales tóxicos en la ropa, sobre todo en la de sus hijos. Prefieren la ropa ecológica y dan mucha importancia a las certificaciones internacionales”, indicó.

Otro elemento decisivo –continuó– es la funcionalidad, el intenso frío de esa nación obliga a que los exportadores peruanos adecúen sus productos a esa condición climatológica. Asimismo, se debe tomar en cuenta la fabricación de prendas unisex, pues en Suecia se valora mucho que en la ropa para bebés no se identifique un género específico.

“En este país existe una tendencia por la sostenibilidad, las prendas de vestir suelen ser reutilizadas y por ellos los compradores buscan ropa de calidad para poder revenderlas. Esto presenta una buena oportunidad, pues la calidad del algodón peruano es reconocida a nivel mundial”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.