Los dos grandes retos del país: fragmentación y crisis de representación

Lima.- Bajo el nombre de “Segunda vuelta y retos de la gobernabilidad”, se desarrolló el CADEx, evento organizado por IPAE que buscó analizar el panorama actual en el marco de las elecciones generales del Perú. En el evento virtual participaron Alfredo Torres, Presidente Ejecutivo de Ipsos, Adriana Urrutia, Presidenta de Transparencia, Carlos Meléndez, Socio Director de 50+1 y Ana Camaiora, Especialista en Reformas Institucionales, que estuvo a cargo de la conducción.

Los participantes realizaron un exhaustivo análisis de la primera vuelta electoral. Según Alfredo Torres, esta ha sido la elección más fragmentada de la historia del Perú. La explicación está no solo en la crisis social, económica y sanitaria ocasionada por la pandemia, sino también en la crisis política -con un constante enfrentamiento en el Ejecutivo y Legislativo- que viene experimentando el país en los últimos años. “Se ha dado una clara carencia de oferta política.

Por su parte Adriana Urrutia consideró necesario que tanto los partidos que postulan a la presidencia como los que han alcanzado una representación en el Parlamento se comprometan a respetar la gobernabilidad y la democracia.

Finalmente, Carlos Meléndez advirtió sobre los peligros que suponen las propuestas populistas para el país. “El populismo puede ser inclusivo e incluir a sectores que están marginados de la representación política. Pero el populismo también puede ser una amenaza para la democracia liberal, del pluralismo, del equilibrio de poderes y los órganos de control”, afirmó.

A modo de conclusión, los especialistas coincidieron en que la gobernabilidad será un reto durante los próximos cinco años, tanto a causa de la crisis sanitaria, social y económica, como por la desafección hacia la clase política que experimenta hoy la población, por responsabilidad de un Estado que no funciona y no alcanza a todos. Por ello, es indispensable que la ciudadanía se involucre en la política y gestión del país. Ello, sumado a las reformas que requiere nuestro sistema de gobierno, nos permitirá enfrentar la crisis de representación que se viene agravando en el país. El Perú necesita de una sociedad civil activa y articulada que exija la preservación de su democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *