Sanipes revaluará la bahía de Sechura donde se produce el 80% de conchas de abanico para exportación

El Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes), adscrito al Ministerio de la Producción, revaluará las 9 áreas de producción que conforman la bahía de Sechura (Puerto Rico, Vichayo, Barrancos, Parachique, Las Delicias, Constante, Matacaballo, Chulliyachi y San Pedro 1) siguiendo rigurosos métodos técnicos y científicos que determinen la calidad e idoneidad de los recursos hidrobiológicos en la bahía, y con ello la aptitud para la exportación de conchas de abanico al mercado europeo y otros países del mundo.

Alrededor del 80% de la producción nacional de conchas de abanico, tiene su origen en esa zona costera de la región Piura, donde es sembrada, cultivada y procesada para luego ser exportada hacia principales destinos como la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, China, Japón, Reino Unido, Australia, Brasil y Chile.

A través de reunión virtual, Sanipes realizó el lanzamiento oficial del proyecto que se denomina “Revaluación sanitaria de las áreas de producción de la zona 012 bahía Sechura”, contando con la participación del ministro de la Producción, José Luis Chicoma y de la viceministra de Pesca y Acuicultura Úrsula León.

Los estudios que tendrán la duración de 14 meses, permitirán identificar las fuentes de contaminación que impactan en las áreas de producción, determinar la dilución y dispersión de contaminantes que aún se vierten en esta zona, evaluar la condición sanitaria del agua de mar y la de los moluscos bivalvos vivos, además de evaluar las corrientes marinas superficiales y de fondo.

El ministro José Luis Chicoma manifestó que, a menos de 100 días de conmemorar el bicentenario, es importante el proyecto porque logrará mantener el comercio de moluscos bivalvos cumpliendo con las normas sanitarias nacionales e internacionales, trabajo conjunto que conduce al país a obtener una producción más inclusiva, innovadora y sostenible.

Por su parte el presidente ejecutivo de Sanipes, Johnny Marchán, destacó que los estudios cumplirán con rigurosidad los métodos técnicos y científicos e integrarán sus resultados para realizar análisis de riesgo, lo cual permitirá actualizar la clasificación sanitaria de cada una de las áreas de producción, la condición de la zona de amortiguamiento, la identificación de posibles áreas de depuración y la carga de moluscos bivalvos, entre otros.

El riguroso análisis de riesgo permitirá rediseñar el instrumental regulatorio de Sanipes, como redefinir los puntos de muestreo, redefinir los parámetros de control y sus frecuencias de monitoreo, modificar el programa de control oficial, agilizar la vigilancia y trazabilidad, crear nuevas herramientas de autoregulación y ajustar parte del marco normativo aplicable a la bahía.

La viceministra Úrsula Léon, quien cerró la reunión virtual, señaló que se realizó un ordenamiento normativo estableciendo criterios a aplicar para la revaluación sanitaria de las áreas de producción con clasificación tipo A, y que este estudio incentivará la investigación técnica y científica.

“Se prevé que el resultado del proyecto garantice la extracción y comercialización de conchas de abanico en los siguientes 6 años, permita la apertura a nuevos mercados y permita que otras entidades públicas y privadas involucradas en la actividad económica de la bahía renueven esfuerzos para mejorar gobernanza en la bahía de Sechura, y hacer que esta actividad económica sea sostenible en el tiempo”, concluyó Marchán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *