La lactancia materna favorece a tu bebé

 Recientes investigaciones han descubierto que la leche materna tiene un componente esencial que fortalece el sistema inmune de los bebés: los oligosacáridos, conocidos también como HMO. ¿Qué son y por qué son tan importantes? La Dra. María Isabel Vera, Gerente Médico en Abbott nos lo explica en esta nota.

“Los oligosacáridos o HMO son un tipo especial de prebióticos que se encuentran en la leche materna, siendo el componente sólido más abundante, después de los carbohidratos y grasas. Si bien hasta hace poco no se entendía cómo estos HMO beneficiaban a los bebés, recientes investigaciones muestran que permiten el desarrollo de un sistema inmune fuerte”, indica la ejecutiva. “Existen fórmulas infantiles que incluyen oligosacáridos biosintetizados, y de igual estructura como los mencionados HMO, logran uno de los mayores avances”, comentó.

Entendiendo el rol de los oligosacáridos

  1. Conceptos básicos de los probióticos y prebióticos. Alrededor del 70% del sistema inmune reside en el intestino del niño, por lo que es crucial darle a tu bebé los componentes básicos que necesita desde el principio:

–        Los probióticos, también conocidos como bacterias beneficiosas, son microorganismos vivos ubicados en el tracto intestinal.

–        Los prebióticos, por otro lado, son la fuente de alimento que los probióticos necesitan para sobrevivir. ¿Dónde encuentras los prebióticos? Pues en los HMO de la leche materna. Verás, existen más de 150 diferentes tipos de HMO, y el más abundante en la leche materna es 2’-FL, que alimenta a las bacterias buenas en el intestino del bebé, ayudándoles a prosperar y a apoyar el desarrollo del sistema inmune.

  1. Desarrollo de un tracto digestivo sano. El tracto digestivo del bebé se forma en el primer trimestre del embarazo, y continúa desarrollándose hasta después del nacimiento. Por ello, hay que considerar que ciertos nutrientes pueden tener un impacto en la forma en la que el intestino se desarrolla durante este importante periodo. La leche materna es el estándar de oro en la nutrición de los bebés. Los HMO y los nucleótidos (componente esencial del cuerpo) que se encuentran en la leche materna apoyan el sistema digestivo del bebé y ayudan a fortalecer su sistema inmune. En ciertas ocasiones, sin embargo, se tienen que escoger otras alternativas como las fórmulas infantiles, que por su composición nutricional pueden ayudar a que tu hijo desarrolle un sistema inmune fuerte.
  2. Siguiendo el modelo de la madre naturaleza. Las investigaciones muestran que los HMO son un ingrediente clave para los bebés. La Dra. María Isabel Vera, Gerente Médico en Abbott, señala que “al conocer y aprovechar las cualidades únicas de los HMO, y con el avance de la tecnología, podemos apoyar el desarrollo del sistema digestivo e inmune del bebé y brindarle un beneficio que solo reciben los bebés amamantados”.

Nada puede reemplazar a la leche materna. Pero para las mamás que no pueden, eligen no amamantar, o aquellas que necesitan una lactancia mixta, siempre tomando en consideración la recomendación de un profesional de la salud, algunas fórmulas infantiles han agregado HMO a su composición, cerrando un poco más la brecha.

«Queremos brindarle opciones a los profesionales de la salud para asegurarnos de que puedan recomendar lo mejor a los padres de bebés que, por recomendación médica, utilizan fórmula infantil y así lograr que también estos bebés tengan el mejor comienzo posible en la vida”, explicó la Dra. Vera.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *