“Los derechos sexuales y derechos reproductivos” urge ser agenda de estado

A puertas de la segunda vuelta de los comicios electorales 2021, poco evidencia el interés de los partidos postulantes, al proponer en sus planes de gobierno, la defensa de la mujer peruana reflejada en los derechos sexuales y derechos reproductivos; problema que aqueja significativamente temas de salud, integridad y desarrollo de niñas, niños, adolescentes y mujeres.

El desconocimiento de los derechos en mención genera maternidades no deseadas, embarazos forzados, entre otros hechos no menores como maltrato físico. “A puertas de las elecciones, es una cuestión ética que todos los partidos políticos postulantes incluyan en sus planes de gobierno la violencia basada en género y los derechos sexuales y reproductivos como ejes prioritarios”, afirmó, Liz Meléndez, directora de Flora Tristán, en el marco del estudio “Nuestras voces sí importan” presentado vía zoom en marzo 2021.

Se entiende que las carteras han reasignado recursos económicos para combatir La Covid 19, pero han dejando de lado el cuidado y prevención de los derechos sexuales y derechos reproductivos que, al no ser atendidos, afectan drásticamente a niñas, adolescentes y adultas, quienes se han visto vulneradas por la escaza asistencia pre y posnatal, así como también desprotegidas de ayuda psicológica, sobre todo en el área rural.

Según el portal estadístico Formas de la Violencia, del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, a febrero del 2021, se registraron 3052 casos de violencia sexual en los Centros de Emergencia Mujer a nivel nacional. Del total de víctimas el 94.1 % son mujeres. Además, 2132 de estos casos pertenecen a niñas, niños y adolescentes menores de 17 años. Además, a la fecha se han registrado más de 11 mil partos de adolescentes menores de 11 a 19 años a nivel nacional, asimismo, 6 partos de niñas menores de 10 años. Estos números podrían prevenirse si las instituciones reafirman su compromiso de acción.

El Estado peruano tiene la obligación de hacer cumplir por ley, y dar a conocer públicamente la dimensión e importancia de los derechos sexuales y derechos reproductivos, como derechos humanos que son. “Una persona informada de sus derechos tiene mayores probabilidades de afrontar situaciones de riesgo y no dañar sus proyectos de vida, así como el poder disfrutar del derecho a elegir y cuidarse”, sostuvo Liz Meléndez, directora de Flora Tristán.

Asimismo, Meléndez, refirió que el próximo gobierno desde su eje central, debe asumir el compromiso de tomar las riendas de la prevención y acción, y no dejar de lado la información.

Los derechos sexuales es la libertad que se le da a la persona para tomar decisiones en lo cotidiano, sin ser cuestionado por la opción sexual, sin violencia y respetando su dignidad para el disfrute de la sexualidad de forma acordada, segura y placentera con el menor riesgo posible. Está en las autoridades respaldarla con información responsable para no caer en situaciones que conlleven a la explotación y la denigración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *