Familiares reclaman justicia en la puerta de Clínica Montefiori por dejar en coma a paciente

Lima.- Con carteles en mano y pidiendo justicia, amigos y familiares de Alejo Curilla Sosa (50), se apostaron en el frontis de la Clínica Montefiori en La Molina, para ser escuchados y que las autoridades atiendan el caso de su pariente que terminó en estado vegetativo luego de acudir por una sencilla operación a los meniscos. Desde hace cinco años que sucedieron los hechos y hasta el momento no han encontrado respuesta a su reclamo.  

El padre de familia amante del fulbito y los deportes sentía unas molestias en la rodilla derecha y por varias recomendaciones acudió el 15 de julio del 2016 a una operación sencilla a los meniscos. Es así que el señor Alejo de 50 años, decide acudir a la Clínica Montefiori. 

Según el expediente PAS N°0050-2018 Informe N°1016-2018/Fis de la Superintendencia Nacional de Salud, la Clínica Montefiori no habría realizado el monitoreo al paciente  en el Servicio de Recuperación Post Anestésica conforme se sustenta en los folios 1202 y 1205 adjuntando a la historia clínica N° 1161902. Por ende refiere que no se cumplió con los procedimientos establecidos en la Norma Técnica relativa a la Atención Anestesiológica. 

Los parientes, agregan que el señor Alejo, fue llevado a la sala de recuperación. Sin embargo, para sorpresa de todos, cuatro horas después, por advertencia de la esposa del paciente, la enfermera recién se dio cuenta de la ausencia de pulso. Según informe de La Clínica Montefiori, se practicó una traqueotomía para hacer respirar artificialmente al paciente. Sin embargo, la boquilla del instrumento estaba defectuoso. 

“Nosotros no, nos explicamos porqué a mi hermano se le aplicó anestesia general inhalatoria. No se explica por qué, cuando correspondía solo anestesia local (era un problema en la rodilla). A pesar de esto, el Dr. Mario Marín Pando, inició la artroscopia, la que no debía tener mayor complicación”, cuenta entre sollozos, Esperanza Curilla hermana del paciente. 

“No lo pudieron reanimar, y mi hermano terminó en estado de coma, por lo que fue llevado a la unidad de cuidados intensivos de La Clínica Montefiori (UCI). Ni siquiera fueron capaces de realizar bien una traqueotomía. Por si esto no fuese suficiente, ahora no podemos visitarlo porque nos han dicho que contrajo el COVID-19”, expresa muy acongojada, Esperanza Curilla. 

No se explican porque una simple y rutinaria artroscopia, resultará su pariente en estado vegetal. “El caso los hemos judicializado, que los responsables, paguen su culpa. Nosotros llevamos cinco años luchando. Y el abogado de La Clínica Montefiori, parece que busca alargarlo más en complicidad con la justicia en nuestro país que es muy lenta. Nosotros, tenemos que realizar actividades paras poder comprarle los medicamentos y suplementos que necesita”, refiere, Gladys Lagos Castillo, esposa del paciente. 

Hasta el momento la Clínica Montefiori, no ha formulado descargo alguno, pese a haber tenido conocimiento mediante el informe N°030005-2017/PROT .»La clínica hasta ahora no responde, ni se pronuncia ante un hecho que hemos probado. Parece que no ha pasado nada. Y mi hermano sigue vegetal y con Covid-19. Este es una injusticia hacemos una llamado al Ministro de Salud Óscar Ugarte, para que vea nuestro caso», refirió César Curilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *